Las nenas de la banda

Eunice Aguirre

Me angustia pensar que vivimos en una sociedad donde el consumismo ha rebasado los límites, que a las personas realmente les interesa muy poco cuales son los medios que tienen que pasar para que una mujer con traje de baño llegue a su pantalla, para que la imagen de un hombre “todo lo puede” con un whisky y unas nenas aparezca en esa caja, que más que aportar en ese momento, destruye un discurso que se está construyendo desde hace años.

Hola, mi nombre es Eunice soy de origen sinaloense y como muchos saben soy bailarina de ritmos urbanos y danza contemporánea, hace un mes tuve la oportunidad de trabajar en la producción de un video de música de banda de la cual no cabe hablar en este espacio mucho de ella, solo que posee contenido misógino y no tiene narrativa alguna.

El video se grabo en las playas del puerto de Mazatlán Sinaloa y en un antro dentro de la ciudad misma, cuyo nombre me ahorrare por razones obvias, mi participación tuvo lugar en el escenario porque yo lo decidí, quería saber qué hay dentro de aquel medio en el que todo parece ser diversión, fiesta y alcohol, lo que cualquier ciudadano promedio en este país sin educación cultural desearía.

Llegamos a la playa y todo parecía normal, bailarines estirando, chicas en pareos arreglando su cabello y su maquillaje, hombres en shorts floreados y un reiser, andando por ahí sin importar a quien bañaban con arena, una mesa de aperitivos, bebidas, reflectores y cámaras por todos lados.

Cuando la grabación comenzó todo parecía estar perfecto, yo estaba impresionada, me movía mucho el pensar que estaba equivocada, que realmente no había nada de qué hablar, el artista si así le podemos llamar se dio al lugar, nos saludo (a los bailarines) de mano y abrazo, saludo a las edecanes, tomo su acordeón y todo comenzó, la músicas empezó a sonar, las escenas del playback a mi parecer corrían de forma perfecta… pero para ellos no, algo le faltaba y yo no terminaba de entender qué era.

Morbosidad, claro; les pidieron a las chicas que se quitarán los pareos y que movieran más las caderas, porque en una sociedad machista, interesa muy poco las curvas de las sonrisas de las mujeres, esas no venden, corrieron una escena más y aun no les parecía una toma buena, uno de los hombres que se encontraba dentro de la producción se acerco con un bote de whisky, tomo las caras de las chicas una por una, las hacía atrás y les daba los seis famosos segundos de la “felicidad”…

En ese momento quería brincar y no precisamente de la felicidad, quería brincar, quitarle la botella y gritar por un momento: ¿qué les pasa? , ¿A caso no se dan cuenta de qué lo están haciendo?, pero realmente quería saber que pasaría después, tres tomas después con sus seis segundos cada una, las chicas se encontraban totalmente alcoholizadas, ahora sí, sus cuerpos se hacían hacia donde ellos desearan, ellas no eran dueñas de si mismas en ese momento, pero por que ellas así lo decidieron.

Se grabo una toma tras otras, hasta completar aproximadamente las 25, estábamos cansados pero aún nos quedaban por grabar las escenas de la discoteca, nos dieron algunas dos horas para ir al hotel, cambiarnos y regresar al lugar de grabación.

Llegamos a la discoteca tiempo después, estaba vacío pero de poco a poco el lugar se empezó a convertir en un concurso de el vestido más corto, una pasarela cualquiera, que más que proyectar felicidad de las jóvenes, la daba énfasis a la satisfacción del hombre, habría que considerar pues si el tamaño del vestido dependía del gusto de la mujer o del gusto del cliente de la televisora .

Esa noche fue una de las más largas de mi vida, para mí era y es aún muy difícil imaginar porqué hay , claro no podríamos pedir más de una sociedad en la cual la capacidad cognitiva de una mujer es sumamente menospreciada, de una sociedad donde la mujer posee su valor por la cantidad de éxtasis que puede dar a un hombre y no por las ideas y el conocimiento pueda generar.

Sin duda alguna los medios de comunicación día a día se afanan con proyectarnos una felicidad obtenida por medio de sexo, alcohol, drogas y fiestas, una felicidad que se olvida de respetar los principales derechos de las mujeres y hombres, pero empezar a exigir la moderación de los contenidos en los medios de comunicación con corresponde a nosotros, lo de Tania Reza en una pantalla solamente de lo que en realidad pasa atrás de las cámaras, los invito a que empecemos a cuidar los contenidos que difundimos y producimos, la televisión daña muchas vidas y nos corresponde a nosotros empezar a cuidar la vida de los que está tras la pantalla, es cuanto.

10/11/15 #PolíticaParaCrecer

Like what you read? Give Eunice Aguirre Aguirre a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.