Memorias de Anne Capitulo 1: Mi garganta se carcome, no sabría explicar lo que pasa en este momento.

Eunice Aguirre

Ella estaba sentada en el balcón de su habitación donde la sombría tarde le alumbraba, su curiosidad era absoluta, su corazón se estremecía y su mente divagaba, ¿qué era aquello que sentía?, acaso era…

Y es que en lo paralelo la dama de piel morena usaba un seudónimo que ya no le pertenencia, que había pasado, o eso era lo que ella quería imaginar, tal vez no era de aquella forma en la que pensaba Anne pero eso es lo que le tenía la cabeza rozando las estrellas al establecer el espacio de aquel hombre que estaba con ella y en ella.

-Recuerdo aquella tarde en el café cuando aun las cosas eran normales, solía pasar tiempo ahí, era un lugar agradable, amplio, fresco, con unos escaparates asombrosos junto una fuente que se alumbraba por las noches al ritmo de la música de trova que tanto amo pero que ahora solo me trae malos y vagos recuerdos.

Una tarde lluviosa, de esas que no me gustan porque opacan los paseos, de esas que llegan cuando necesitas salir corriendo por que tus pensamiento como los que tengo en este momento no te dejan.

Sin duda alguna la desesperación de la hermosa Anne era evidente, su pie se movía rápidamente como los jugueteos de un infante después de comer una golosina, sus ojos marrones miraban hacia todos lados mientras sujetaba su cabello grifo que se humedecía por el brisear de la lluvia, era imposible no mirarla y no solo por su hermosura sino por la desesperación que corría por su rostro.

-¡Detesto la lluvia! Mencione entre dientes, ese era uno de aquellos momentos que no ayudaban, acaso el trovador sabia como me sentía que empezó a resonar con melodías de Fernando Delgadillo, siempre hablaba de buen amor ¿porqué ahora habla de no olvidar? ¿Acaso quiere que deje ir algo? Porque de serlo así, ni loca, no es el tiempo.

Anne se resistía, efectivamente era el tiempo de hacer algo, olvidar, luchar, aclarar, pensar, pero ya que hiciera algo, porque aquella manía ultima de sentarse sin hacer nada solo estaba alargando la laguna de pensamiento.

‪#‎MemoriasDeAnne‬

10/5/15 13:56

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.