Es Tiempo De Escribir Nuestra Propia Historia

Read in English

La entrada a San Francisco y uno de mis desafíos más grandes de 2017

Cada 1ro de Enero me emociono con la oportunidad de comenzar cosas nuevas. No estoy segura por qué los seres humanos nos movemos tanto al rededor del año calendario, pero parece que hemos aceptado culturalmente que cada nuevo año es un nuevo comienzo. Hace un par de años comencé a aceptar ese hecho y empecé a tomar desafíos personales en cada comienzo de año. Hoy comienzo mis desafíos para 2018 y comenzar a escribir un blog es uno de ellos.

Durante años escribí publicaciones sin publicarlas porque temía que no fueran lo suficientemente buenas. Las revisaba una y otra vez, siempre tratando de mejorarlas y hacerlas de alguna manera más “perfectas”. Pero pasaban los meses y no los publicaba, ya que, nunca estaban en mis estándares o simplemente ya no eran relevantes para los lectores.

El perfeccionismo siempre ha sido una de mis mayores virtudes y defectos al mismo tiempo. Por un lado, me permitió hacer cosas en las que era buena de forma sobresaliente. Pero, por otro lado, me hizo estancarme con todas aquellas cosas en las que no era genial.

Durante mis años en la universidad cuando estudiaba ingeniería informática, en muchos de los exámenes que rendíamos, tenías que tener al menos dos ejercicios de tres correctos para aprobar el examen. Mi problema con esto era que dos de tres no era suficientemente bueno para mí, así que si me trababa intentando hacer el primer ejercicio, nunca podía avanzar más allá del mismo, incluso sabiendo que podría hacer los dos últimos a la perfección. Esto fue extremadamente duro para mí ya que la mayoría de los exámenes estaban hechos para permitir que solo los estudiantes extraordinarios pudieran hacer los tres ejercicios correctos y la mayoría que aprobaba solo aprobaba con dos bien hechos. Al final de la carrera crecí un poco y decidí dejar mi perfeccionismo ligeramente de lado y ser más estratégica con respecto a la resolución de los exámenes; de lo contrario, dudo que me hubiera recibido.

Hoy comienzo algunos desafíos nuevos y emocionantes para este 2018, algunos por mi cuenta y otros con mis equipos, familia y amigos. Pero todos ellos tienen algo en común y es que están destinados a hacer de 2018 un año memorable, incluso si es algo que solo yo podré apreciar con los años.

¿Cuáles son tus desafíos para 2018? Aquellos que harán del 2018 un año memorable para vos, tus seres queridos e incluso alguna persona que aún no conocés. Esos desafíos que te permitirán crecer y dejar una huella en este mundo, de los cuales estarás orgulloso en unos años. Hoy es un gran día para comenzar.

¡Feliz año nuevo para todos!