Tembac en GDC 2017

Cómo es la Game developers conference y la Game Connection America desde los ojos de un desarrollador de videojuegos Argentino.

Hace casi dos décadas que estoy cumpliendo mi sueño de ser un desarrollador de videojuegos desde Argentina. Empezó como un hobby, al terminar la secundaria descubrí un software de creación de juegos que me interesó inmediatamente. Siempre quise saber como se hacían los juegos ya que desde muy chico disfruto de tener aventuras con Mario y el príncipe de persia. Mi carrera empezó como la de muchos, jugando primero videojuegos y después jugando a que hacía videojuegos. Gracias a mis primeros juegos tuve la suerte de poder acercarme a personas muy valiosas que me enseñaron muchísimo sobre lo que significa hacer videojuegos en Argentina.

En la EVA 2011 siendo asaltado por Chun Li

Aproximadamente hace 10 años fui a mi primera Exposición de Videojuegos de Argentina organizada por la Asociación de desarrolladores de Videojuegos de Argentina. Esa experiencia cambió mi vida para siempre porque pude enterarme que existían personas que hacían (o intentaban hacer) de forma profesional lo que para mí había empezado como un juego.

A pesar de lo modesto del evento, generaron en mí un impacto muy positivo las conferencias y la calidad humana de la gente que conocí. Personas de todo el país reunidas en un solo lugar para hablar de cómo se puede hacer juegos desde esta parte del mundo. Nunca viví una experiencia similar hasta que en el año 2010 pude ir a mi primera Game Developers Conference en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos.

A comparación de la EVA, este evento era miles de veces más grande. No solo reúne a todos los desarrolladores de videojuegos de un país, sino que reúne a todos los desarrolladores de videojuegos del mundo.

Conferencia de Iwata en la GDC 2011

Ir a la GDC debería ser el sueño de cualquiera que esté interesado en el desarrollo de videojuegos. Es un salto profesional muy importante porque tenes a tu disposición a todos los mejores desarrolladores del mundo, gente que uno admira desde chico por sus trabajos, dando conferencias magistrales sobre desarrollo. Con la ventaja inigualable que luego de la conferencia podes hablar personalmente con ellos.

Es por esto que tampoco es tan sencillo asistir. Las entradas más baratas cuestan 400 dólares y las que te dan acceso completo superan los 2000 dólares. Números imposibles de pagar para casi cualquier Argentino sumando a esto el costo del viaje y la vida fuera del país. Por suerte, los primeros dos años conseguí los pases de acceso completo de forma gratuita. El primer año porque había ayudado a Daniel Benmergui con su juego Today I Die, nominado a los premios IGF del 2010, y él me dió uno de los pases que obtuvo con la nominación.

Presentado Mantra en el Experimental Gameplay Workshop del 2011

En el 2011 fui un poco más afortunado porque pude ir como orador. Hice un juego experimental sobre meditación que fue seleccionado para ser presentado en el panel de la Experimental Gameplay Workshop. Uno de los paneles históricamente más interesante de todo el evento donde se muestran ideas muy locas y experimentales sobre donde puede ser que vaya el desarrollo de videojuegos en el futuro. Algunos juegos exitosos como Braid y Portal habían sido presentados como prototipos en años anteriores.

Siempre tuve ganas de volver a ir pero no pude hasta recién el año pasado. Ya como un profesional y no como hobbista, representando a Chimango Games, un emprendimiento que comencé en el 2015 junto a mis colegas Adrián Gonzalez y Claudio Griglio, y también a la Fundación Argentina de Videojuegos.

La fundación la comenzamos con otros socios también en el año 2015 con el objetivo de darles oportunidades a desarrolladores nacionales y de fomentar la actividad en el país desde todos sus ámbitos. Desde antes que la fundación fuera una idea, empezamos entregando becas a desarrolladores nacionales para que puedan ir a la GDC con pases de acceso completo. Ya logramos que en tres años vayan más de 70 desarrolladores.

Este año fue mucho mejor ya que conseguimos sumar la ayuda de EA para poder pagarles a cuatro mujeres pasajes y estadía además de los pases. A pesar de que EA parece una compañía de juegos fría y distante nos trataron de forma excelente cuando nos invitaron a visitar sus oficinas dándonos de almorzar, regalándonos merchandising, un tour por el estudio y una conferencia magistral a cargo de Sebastián Enrique, el Argentino que dirige y produce partes muy importantes del FIFA. Es la persona que hace que esos juegos de fútbol tengan un poco de pasión Latina.

Visita de los becados de FundAV a las oficinas de EA
Martín Sebastian Wain contando la idea de Doggy Tug of War, uno de los juegos seleccionados para la Alt Ctrl GDC

Este año fue muy especial ya que, aunque no tengo números concretos, puedo decir que la presencia Argentina se sintió muy fuerte. Dos juegos Nacionales fueron seleccionados para ser mostrados en la exposición de controles Alternativos de la GDC (Alt Ctrl GDC). De todos los países latinoamericanos presentes en la feria, éramos el que más personas y juegos habíamos llevado. Esto fue en gran parte gracias al trabajo en conjunto que realizó la Cancillería Nacional, la Asociación de desarrolladores de Videojuegos de Argentina (ADVA), la Fundación Argentina de Videojuegos (FundAV), el Ministerio de Cultura Nacional y el gobierno de la provincia de Santa Fe entre otros.

Orpheus Quest de Laura Palavecino fue uno de los juegos argentinos seleccionados para la Alt Ctrl GDC

Cancillería y ADVA lograron que 12 estudios puedan tener su propio stand en la Game Connection America, una feria hermana a la GDC que ocurre durante los primeros tres días de la semana en un estadio de béisbol cercano. La GDC es el lugar para ir a aprender lo último del desarrollo de videojuegos y la GCA es el lugar en el que se hace el contacto con la gente de negocios, publishers e inversores.

En el Stand de la Game Connection

Este año con Chimango Games fuimos uno de los estudios de desarrollo afortunados en ser seleccionados para participar de la GCA en los stands de Cancillería. Fue una experiencia completamente distinta para mí por qué tuve muchas reuniones de negocios con potenciales publishers, clientes o proveedores de servicios. No soy una persona muy afín a tener reuniones de negocios, así que estos primeros días no los disfruté tanto pero por suerte el miércoles a la noche pude asistir a la entrega de premios de la Independent Games Festival y la Game Developers Choice Awards.

Pioneer award a uno de mis ídolos en la Game Developers Choice Awards

La entrega de premios que se da todos los años es mi momento favorito de la GDC. Es una celebración a las cosas que valen la pena de esta industria: los juegos y las personas que los hacen. Los presentadores son desarrolladores de videojuegos pero a pesar de eso sorprenden con mucho ingenio. Se nota que están muy preparados ya que siempre hacen que la audiencia termine a carcajadas.

Son una celebración para y por las personas que hacen juegos. En el 2016 toda la audiencia lloró con el emotivo homenaje a Satoru Iwata y este año fue muy tierno cuando John Carmack le dió un premio a Tim Sweeney terminando con años de rivalidad por sus motores gráficos.

Argentinos en la fiesta de Epic games

Estamos viviendo una época de mucha prosperidad para el desarrollo de videojuegos nacionales gracias en parte al apoyo continuo desde hace varios años del gobierno nacional y de instituciones privadas como ADVA y FundAV. Ver cómo estamos representados en la GDC y GCA demuestran que el trabajo que se está haciendo realmente rinde y da frutos. Estoy seguro que durante los siguientes años vamos a ver una industria nacional con juegos cada vez más interesantes y exitosos.


Muchas gracias por leerme! Sentite libre de copiar este artículo en tu blog o web de noticias de juegos. Podes bajarte las imágenes y todas las cosas acá: https://drive.google.com/drive/folders/1cYpGju-8ydYodKUsCJlZjn4ISqW56J4z?usp=sharing