Aceptamos el amor que creemos merecer.

Si, verdaderamente aceptamos el amor que creemos merecer. Nos damos cuenta de esto después de un tiempo, cuando comenzamos a cuestionarnos el por qué de nuestra paciencia y tolerancia. Nunca nos vamos a adjudicar que merecemos más, que hay algo más que eso. Nos cegamos.

Muchas veces pensamos que el problema somos nosotros, nos atribuimos el problema. Lo hacemos nuestro. Pero ¿por qué no puede ser del otro el problema? Estamos tan ocupados intentando ser lo suficientemente buenos para el otro que nos olvidamos de que ese otro también tiene falencias, también puede ser el error y la falla.

En ese momento cuando caemos en la cuenta de que el problema es el otro…jaque mate, game over, fin de la partida, caput, avada kedavra. No hay mas nada por hacer, nosotros no tenemos que cambiar ni enmendar nada y es el otro el que se tiene que preocupar por remontar la partida. Ahora si ese otro no tiene la voluntad de “insert coin to continue”, ahí si se termina todo.

El juego se termina. Nosotros ya cambiamos, ya jugamos, ya probamos. Ahora le toca al otro. No te atribuyas la culpa, lo más probable es que ya hayas agotado todos tus recursos y el problema no seas vos. En ese caso el problema es el otro. Nos merecemos más que esa moneda de lástima.

Todos nos merecemos alguien que nos quiera de verdad, que nos ame de verdad. Alguien que se trague el orgullo para decirte cuánto le importas, que te devuelva lo que vos le das. Alguien que se preocupe por cómo estas, por cómo te va en la vida. Alguien que quiera disfrutar de tus triunfos y atravesar fracasos a tu lado. Alguien que te merezca, que nos merezca.

No te mereces que te saquen de tu libertad. Nos merecemos mucho más de lo que creemos merecer. No creas que no hay nada mejor, que no hay nada más. Pero a veces, es necesario que nos demos la cabeza contra la pared más de una vez para entender y para partir hacia otro lugar.

Like what you read? Give Agus Vargas a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.