Diario de una sala de lectura.

Recibí el acervo para la Sala de Lectura hace poco, tres semanas quizás. Sentí un poco de desesperación, pues bien a bien no sé cómo funcionará. A veces quiero empezar ya y ‘aprender en el camino’, otras me encierro y escribo listas de cosas que podrían funcionar y otras que no.

Así que lo primero que hice fue, entre todas esas listas, darle un poco de orden al asunto. Primero recurrí a un ‘cuestionario’ que me ayudó a definir ciertas cosas que debería considerar; aspectos generales como una guía para particularizar, buscar más preguntas y chequear si algo ‘se me escapa’. De esta forma se puede saber con qué recursos se cuenta, y además, plantear objetivos claros.

Acá la liga al cuestionario.

Simultáneamente, las personas con las que comparto mis días supieron que los libros habían llegado, empezaron a interesarse y a preguntar qué podían hacer para tener uno en préstamo. Así que hice una lista con los títulos de los libros o cuando venían a casa les mostraba la caja que habitan (momentáneamente) para que pudieran ‘echar un ojo’. La primera fue mi abuela, con sus 85 años dio inicio a la ‘solicitud por catálogo’. Aún me faltan 51 de 58 títulos por revisar, me limito a recomendar por autor, género o ‘clasificación’, etiquetando libros, que es lo que más odio, pero por ahora funciona. De repente algo les atrae, ¿de quién es?, ¿de qué trata?, preguntan y se llevan uno a uno para hacerlos felices porque serán leídos por vez primera.

Ayer hice una segunda lista, con más detalles bibliográficos, pues la que tenía sólo tenía el título y no servía de mucho; además anexe una lista de ‘estatus’ que me ayuda a saber qué libros están disponibles y cuáles están de viaje.

Acá la liga al acervo de la sala.

Y así, trabajando, planeando y compartiendo, confiando en que este que es el inicio de un trabajo de muchos, de todos y que sus alcances serán más y mejores.

Yo encontré un lugar en los libros, un lugar que se construye con palabras y que deseo que otros conozcan, porque a mí leer me salvó la vida.