Argentina, es el colmo.

Intensa jornada para nosotros, los que amamos el fútbol. El D10S del fútbol decidió dar cátedra.

Messi decidió que una vez más, en cancha, en nuestras casas, en algún bar, nos rompamos las manos aplaudiéndolo. Pero también fue una intensa jornada para los otros, los argentinos, lo más desagradecidos del mundo. Convivo con gente a la que claramente no le gusta el fútbol, que piensan que porque hace 30 años hubo un distinto como lo fue Maradona que nos implantó cierto prestigio futbolístico en el ADN, hoy pueden opinar como expertos sobre Messi. Hoy “¡Ah, pero en el mundial no le metió ni un gol a Neuer!” sonó fuerte. Messi, el que nos depositó en la final del mundo, para ellos no hizo nada. Y siguen “A MI ESE PECHO FRÍO NO ME HIZO GANAR NADA”. Es el colmo. Tenemos la suerte de que “ese pecho frío” sea argentino. Que donde vaya se relacione su nombre con nuestro país, que nos regale el orgullo de saber que eligió representarnos, y que lo elige cada vez que lo convocan. Quien a día de hoy siga negando el compromiso que el jugador tiene con nuestra selección, ya no tiene excusa. Sólo queda pensar que no le gusta el fútbol. No me cabe duda de que el día que Leo corone algo grande con Argentina, van a ser los primeros en llegar al Obelisco.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Flor Soteras’s story.