Las fotos que fueron

Las fotos tienen el poder de hacerte parte de algo algunas veces, conocer y reconocer otras, y sobre todo de llevarte a sentir lo que sentías en -ese momento- si sos cómplice de una en el acto de rememorar quien disfrutase de una memoria plena. Pero a veces es mejor que los recuerdos y sentimientos queden en un rinconcito de tu cabeza, justo ahí donde guardas las cosas que no recordas todos los días pero que están en ese lugar donde de vez en cuando algún disparador lo hace resurgir y que por alguna razón hay una selección de cuáles sentimientos y recuerdos guardar de cada persona o situación, para protegernos tal vez, sin embargo una foto invoca que no todo fue tan malo o tan bueno como lo recordas y ahí es donde notas que te estás traicionando muchas más veces de las que crees, te ocultas atrás de una muralla en donde los recuerdos son un atisbo de varios sentimientos reunidos para tomar el té.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.