La cara humana de la tragedia de la Guardería ABC

Es 5 de junio otra vez.

Hace ocho años, 49 niños murieron y 106 resultaron heridos tras el incendio de una guardería en Hermosillo, estado de Sonora al norte de México. A pesar de que la tragedia terminó con la vida de miembros de una población vulnerable, y afectará para siempre a cientos de familias, el caso de la guardería ABC no tiene culpables.

En este contexto, la realizadora audiovisual mexicana Carolina Platt decide crear “La Hora de la Siesta,” un documental que muestra la odisea de las familias de Emilia y Yeyé, niños muertos en el incendio.

Platt le explica a AJ+ qué la motivó a contar las historias humanas que han quedado en un segundo plano, escondidas tras los debates públicos y la impunidad.

Escena de “La Hora de la Siesta”.

AJ+: ¿Qué te indigna más sobre el caso de la guardería ABC?

Carolina Platt: Me impresiona que los responsables no han tenido la mínima calidad humana para presentarse frente a los padres y pedir perdón u ofrecer su ayuda a las familias. Me indigna que la información política del caso esté más presente en nuestros medios de comunicación que la información sobre la pérdida humana. Me impresiona e indigna que existan personas que prefieran el juicio hacia los padres, con tal de tener una justificación para no reflexionar sobre lo que pasó.

Me indigna que personajes involucrados con la exoneración de algunos responsables, sean ahora candidatos a gobernar, mientras que los padres deben volver a los medicamentos o a internarse en hospitales psiquiátricos porque la ansiedad vuelve y les duele demasiado que esta burla suceda en su propia ciudad.

Me indigna, impresiona y preocupa muchísimo que las guarderías de nuestro país siguen en pésimas condiciones, que siguen muriendo niños anónimos, de los que no sabemos los nombres porque son “casos aislados” considerados “accidentes”.

AJ+: ¿Por qué decidiste hacer este documental?

Escena de “La Hora de la Siesta”.

CP: Una razón era que quería aportar en algo a la causa de los padres que perdieron a sus hijos. Ya que yo no soy activista, ni abogada, pensé que hacer un documental podría ser mi forma de contribuir en algo.

La segunda se trata de lo que descubrí dentro de sus casas: esa lucha cotidiana, ese amor tan profundo que los hace seguir a pesar de todo. La cuestión de intentar saber qué es lo que hace seguir con la vida a un ser humano que ha perdido lo que más duele perder.

AJ+: ¿Qué fue lo más difícil en su producción?
CP: En términos emocionales, lo más difícil fue entrar en la intimidad de estas familias. Fue muy difícil acercarse, fue muy complicado pedirles que nos dejaran grabar situaciones que les dolían tanto, que los exponían, que los hacían más vulnerables todavía. Fue difícil cuidar la línea entre lo necesario para la película, y lo que ya rompía en falta de respeto hacia ellos. Y en términos de narración cinematográfica, creo que lo más difícil fue encontrar la manera de mostrar algo que no se puede ver, como la ausencia, el extrañamiento, el vacío.

AJ+: ¿Cómo ves la situación política en México? ¿Qué impacto ha tenido la tragedia de la guardería ABC?

CP: La veo creciendo en corrupción, como si se pudiera crecer más en ese aspecto. Creciendo en cinismo y descaro, en represión.
El caso de la guardería ABC ha sido amordazado, oprimido, relegado, es reflejo de un sistema de impartición de justicia cabildeado y comprado, de un sistema de corrupción que es responsable de las tragedias y que también es responsable del encubrimiento de los culpables, y del entrenamiento de un país entero para olvidar pronto y repetirse, una y otra vez.

Los nexos de poder, el tráfico de influencias sigue valiendo más que la vida de 49 niños y la recuperación de más de 70.

AJ+: ¿Cuál es el legado de esta tragedia hoy en día? ¿Afectará a las elecciones?

CP: Seguramente el tema será aprovechado y utilizado, como lo han hecho en sus campañas personas como nuestro presidente Enrique Peña Nieto, que antes de las elecciones se reunió con padres ABC y firmó un documento como compromiso de que buscaría la justicia en su mandato.

Ahora que es presidente, ni siquiera ha aceptado reunirse con todos los padres afectados y sigue sin haber avances en la investigación del caso.

AJ+: ¿Por qué Ayotzinapa como el caso de la guardería ABC siguen siendo temas tan debatidos en México?

CP: Creo que han sido los golpes más duros que hemos sufrido como país en los últimos años.

Escena “La Hora de la Siesta”.
Se trata de niños que mueren en el lugar donde deberían ser cuidados.

No hay culpables, pero sí hay dueños que no explican a dónde se iba el dinero que recibían si no era al mantenimiento del inmueble. [Sobre Ayotzinapa] se nos cuentan historias imposibles de creer, que no concuerdan con lo que sus padres, que han tenido que convertirse en investigadores y activistas, han descubierto en el camino de la búsqueda.
Son dos casos marcados por campañas de desprestigio: los padres son responsables porque dejaban a sus hijos en un sitio inseguro, los estudiantes eran revoltosos y atacaron primero a los federales con piedras. Versiones absurdas que se utilizan para justificar lo injustificable. Son dos hechos marcados por el cinismo, la injusticia y la crueldad. Si dejamos que esto siga sucediendo en nuestro país, estamos perdidos, no tenemos futuro.

El trailer de “La Hora de la Siesta”: