Daños ambientales por minas de carbón se multiplican en Coahuila

Los habitantes de San José de Cloete, poblado del municipio de Sabinas en Coahuila,denunciaron a las empresas mineras, tanto legales e ilegales, por los daños medioambientales que continúan ocasionando.

Los pobladores de Cloete aseguran que decenas de microempresas están saqueando las minas de carbón dejando un martirio ambiental en la zona, así como daños al terreno el cual podría colapsar a causa de la minería excesiva.

Cloete forma parte de la reserva de carbón más grande de México conocida como la ‘Región Carbonífera’, el paisaje ha cambiado desde la llegada de William Broderick Cloete a finales del siglo XIX; ahora luce una mezcla entre color ocre con negro del carbón.

Si uno visitara Cloete podría atestiguar las grietas de las rocas de este mineral ya que están expuestas, basta con abrir un pozo artesanal o cavar para extraerlo. Esta región ya es un páramo gracias a la codicia e inconsciencia de grandes empresas mineras y un puñado de políticos que buscan un beneficio personal.

Las instalaciones de las empresas mineras y sus grandes maquinarias con las que remueven los minerales rebasa cualquier edificación del lugar. Dentro de las compañías existe una infraestructura que no se ve en la comunidad de Cloete, comedores, hospitales, transporte para el personal y pozos de agua, por mencionar algunos.

“…Las empresas suelen poseer filiales dedicadas a la explotación de mineral en zonas ideales…” explica Cristina Auerbach, integrante de la organización ‘Familia Pasta de Conchos’, quien ha estado librando una lucha contra grupos empresariales y gubernamentales para salvar Cloete.

Uno de los principales problemas es la poca regulación que existe en el sector carbonífero, lo cual ha generado que diversas ‘empresas’ operen bajo esquemas irregulares o que la ley no contempla; de esta forma se otorgan concesiones mineras, se venden o rentan entre particulares para explotar el mineral.

Estas transacciones no pagan impuestos y se hacen de forma clandestina a pesar de que son recursos ‘propiedad de la nación’ según lo estipula el artículo 27 de la constitución: “…La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional corresponde originariamente a la Nación…”, entonces ¿por qué estas personas siguen impunes y lucran con recursos que ni son suyos?

Adicional a esto, el carbón que extraen de forma ilegal se vende a la Comisión Federal de Electricidad o al gobierno del estado; esto quiere decir que tanto la CFE como el gobierno están pagando por un insumo que es del estado, es un negocio redondo.

En enero de este año, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)clausuró una mina por no cumplir con los estándares mínimos de protección medioambiental; pero un grupo de empresarios se hizo acompañar de militares para desalojar una manifestación pacífica y reiniciar las operaciones en la mina.

Sumado a todos los problemas de corrupción que existen en la región, se agregan los medioambientales. La fauna de Cloete está casi extinta, ver un zorro o una víbora es una proeza en esos páramos agujereados. Hay espacios de agua de color cobre porque el carbón ha estado en contacto con el agua y la convierte en imbebible, incluso para la vida animal.

Igualmente las minas de carbón afectan el terreno de donde se extrae el mineral y muchas de estas minas se encuentra a menos de 300 metros de las comunidades lo cual viola la Manifestación Ambiental Microregión 2 la cual establece lo siguiente: “…no se permitirán obras mineras dentro de los predios de la zona urbana comprendidos a una distancia de 350 metros de la última casa habitación de las poblaciones del municipio de Sabinas Coahuila…”.

Tras estas violaciones, la Profepa exigió a las compañías mineras que las operaciones de distanciarán gradualmente del poblado pero la realidad es que otra ya que cada día se aproximan más.

Los pobladores de Cloete interpusieron una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos porque las minas están dañando su salud, sus casas y al Río Sabinas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.