Las implicaciones de la descentralización

Por Alex Puig, fundador de Alastria

Es necesario un estudio detallado del fenómeno blockchain para tener una visión holística del proceso que nos ha llevado hasta aquí, y así poder entender el cambio real que se está produciendo. Esto no va de blockchain, o no solo de blockchain va de Open Source, criptografía, arquitecturas descentralizadas y responsabilidad personal.

Open Source

Compartir la información ha sido una parte esencial de la evolución de la cultura humana. Matemáticas, ciencia, filosofía se han compartido permitiendo la mejora de herramientas, técnicas de agricultura, medicina… Lo contrario viene a ser la “propiedad intelectual”, representada por la idea de que el conocimiento debe ser monetizado y protegido (cerrado).

Por ejemplo, una empresa farmacéutica investiga sobre un determinado componente y es capaz, con los resultados obtenidos, de producir un medicamento que a un precio determinado, puede ayudar a mucha gente. Invierte en investigación y protege los resultados de la misma.

Imaginemos por un momento que toda investigación sobre nuevos medicamentos fuera abierta, permitiendo la colaboración de los científicos de todo el mundo y el análisis de los resultados (éxitos y fracasos). Probablemente los avances en medicina serían exponenciales y el coste de la investigación (al ser colaborativo) sería mucho menor.

Aunque pueda sonar muy ingenuo, este es el principio que está revolucionando el sector de las TIC en los últimos años, principalmente desde 2008. En tecnología se separa el modelo de negocio de la empresa (el entregable, la aplicación, el servicio) de las herramientas básicas que la empresa necesita para ello. Dichas herramientas se están desarrollando colaborativamente por programadores de todo el mundo, que se aprovechan de este conocimiento compartido, pero que a su vez devuelven a la comunidad las mejoras hechas al mismo.

El software utilizado en blockchain es mayoritariamente de Código Abierto, lo que ha permitido la rápida evolución del mismo, manteniendo altos niveles de seguridad. Es más, las aplicaciones desarrolladas sobre blockchain son también de código abierto. Un Smart Contract por defecto se instala en todos los nodos de una red blockchain, por lo que todo programa descentralizado instalado en una red pública pasa a ser visible por todos.

En el caso de blockchain, el Código Abierto ha propiciado un ecosistema de innovación abierto en el cual constantemente se generan y comparten nuevas ideas. Estamos viendo tan solo la punta del iceberg mientras miles de programadores empiezan a abrazar Open Source como filosofía de trabajo.

Criptografía

Otro de los secretos tras el éxito de blockchain ha sido la entrada en escena de la criptografía. Vista hasta ahora como algo extremadamente complicado (que lo es) y exclusivo para uso de especialistas y genios matemáticos (que no).

El hecho que no entendamos algo, o mejor dicho, que no entendamos como funciona, no debería limitar a nadie para hacer el esfuerzo de entender para qué sirve y cuales son sus aplicaciones prácticas. La mayoría de las aplicaciones de Internet de hoy en día están siendo pensadas y diseñadas desde negocio pensando en el servicio que quieren ofrecer, no en la base tecnológica y como funciona.

Gracias al auge de blockchain y de su uso de la criptografía, son cada día más las personas que entienden las aplicaciones que esta tiene. Un ejemplo claro de ello es Zero Knowledge Proof, la base criptográfica que permite transacciones privadas dentro de una red pública. La capacidad de realizar operaciones sobre información encriptada tiene el potencial para abrir las colaboraciones entre empresas, aparentemente competidoras, a un nivel nunca visto hasta ahora.

Descentralización

Es quizás el elemento olvidado en blockchain, y por experiencia, el cambio de paradigma que más cuesta asimilar. Hemos estado trabajando en sistemas centralizados mucho tiempo, sistemas en los cuales teníamos el control absoluto (y la responsabilidad absoluta si algo fallaba).

Cada día interactuamos con empresas que nos ofrecen un servicio de custodia (dinero, información, productos digitales). Por ejemplo, operamos con normalidad con el banco, el cual es responsable de cuidar de nuestro dinero, pero si yo quiero interactuar con los assets que el banco guarda para mi (euros), no tengo manera de hacerlo. No puedo desarrollar un programa y pedirle al banco que lo instale en sus servidores. Y es lógico, las implicaciones de seguridad serían enormes y el banco nunca lo permitiría.

En un sistema descentralizado, donde estos assets están representados en una red pública yo sí puedo programar mi interacción con ellos mediante Smart Contracts. Como usuario gano flexibildad en la interacción con mis propiedades sin perder en seguridad.

Johnston’s Law

“Everything that can be decentralized will be decentralized”

Cuando se habla de redes descentralizadas se tiende a pensar en una gran red pública como Bitcoin o Ethereum. Es importante entender la diferencia entre pública y privada, o siendo más correctos, redes permisionadas o no permisionadas. No es correcto comparar una red abierta a una sitio web y una red cerrada a una intranet.

Una red no permisionada corresponde a un sistema donde no hay que pedir permiso ni darse de alta para operar. Bitcoin y Ethereum, por ejemplo, son redes en las que tan solo tienes que bajarte el código desde el repositorio público, ejecutarlo y automáticamente entras a formar parte de la red. También se las conoce como redes abiertas.

Las redes permisionadas por otro lado, pueden seguir siendo abiertas, pero para formar parte del sistema tienes que pedir permiso al mismo. De hecho tienes que pedir permiso a toda la red de forma democrática. Una red cerrada (y permisionada por defecto) sería un consorcio de empresas que instalan una red blockchain compartida sólo por ellos.

En España, hemos desarrollado Alastria, una red nacional pública permisionada. Está abierta a todo el mundo, pero sólo los socios pueden tener nodos de aplicaciones. Es en realidad una asociación sin ánimo de lucro con la misión de construir un blockchain público de alcance nacional. Además, el hecho de tener carácter nacional nos permite adecuar la tecnología a la regulación vigente de España.

Responsabilidad personal

La consecuencia directa de la descentralización, lógicamente, es el reparto de poder y el movimiento de la toma de decisiones desde el centro (empresas) hasta los nodos periféricos (usuarios). Pero, ¿estamos preparados para ello?

Con Bitcoin descubrimos que era posible crear un sistema financiero alternativo colaborativo, pero el precio a pagar era alto, ya que el papel de custodio, que tradicionalmente cubren los bancos, pasa a manos del usuario final. Nosotros nos erigimos en custodio de nuestras propiedades digitales (nuestros Bitcoins).

Si olvidamos el pin para operar con nuestra tarjeta de crédito tan sólo tenemos que acercarnos a una oficina y pedir que lo cambien por otro. Es práctico y seguro, y el usuario no es responsable de la custodia de nuestra riqueza.

En Bitcoin, en lugar de pin, tenemos una clave privada, que nos da acceso a nuestra criptomonedas, pero a diferencia del sistema tradicional, si yo pierdo esta clave, voy a perder mis bitcoin para siempre y no podré recuperarlos. No hay red de seguridad.

Y no estamos hablando sólo de dinero. Nos estamos moviendo paulatinamente a una identidad soberana (self sovereign identity) en la que cada ciudadano debe hacerse responsable de sus propios datos. Nuestra identidad digital, en manos ahora de empresas como Facebook o Google, podrían por primera vez estar bajo nuestro control. Es una gran responsabilidad para la cual quizás no estemos preparados todavía.

Pero si superamos el miedo inicial, con la ayuda de la tecnología (open source, criptografía y descentralización) y gracias a brillantes emprendedores que están trabajando en identidad digital soberana en todo el mundo, tenemos la capacidad para devolver al ciudadano lo que ya se conoce como oro digital, y no es dinero, es información.

Alastria Blockchain Ecosystem

Written by

The first Public-Permissioned Bockchain network in Spain and Europe with multisectorial associates. Alastria is a non-profit association.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade