Movámonos siempre.

El mundo va a romperte un centenar de veces. De todas las maneras imaginables, posibles e incluso improbables. Eso, de alguna forma, ya está garantizado y no puedo explicarte porque ni de qué forma, como tampoco puedo contarte sobre toda la locura que muchos llevamos dentro.

El mundo no es sólo felicidad y arcoiris, es un lugar bastante duro y difícil y no le importa lo rudo que puedas ser, te golpeará hasta dejarte en el suelo y te mantendra ahí si tú se lo permites. Ni tú, ni yo, ni nadie, golpeará tan fuerte como la vida, pero no se trata de golpear fuerte, se trata de que seas tan fuerte como te golpean y sigas adelante. ¿Cuánto puedes aguantar y seguir adelante?. De eso se trata triunfar, porque si estás dispuesto a pasar por todo el trabajo que tienes que pasar para llegar al lugar donde quieres estar. ¿Quién tiene derecho a detenerte? ¿Quién?… Nadie.
Rocky Balboa

Y cuando tengas el corazón roto, cuando tus ilusiones no estén, cuando todo parezca estar en contra tendrás que volver a construir todo. Y no solo eso. Tendrás que volver a confiar en el plan maestro y pondrás todo tu empeño en hacerlo. Esta es la parte dificil. Porque tampoco puedo explicarte cómo. A pesar de todo, aunque la vida rompa, es tu deber, es tu obligación contigo seguir soñando, seguir hacia adelante siendo esa parte del todo.

¿Sabes por qué? Porque si no te ilusionas, si no vives, si no sueñas, si no das al mundo, si no AMAS, ¿qué clase de vida estarás viviendo?. Si todos los días te amargas, te enojas, te guardas las cosas. Si no dejas que fluyan. Si no te miras al espejo y te recuerdas lo grandioso o grandiosa que eres por estar. Porque formas parte del plan perfecto.

¿Para qué vivir si no lo aprovechas? ¿Para que vivir con miedo?… No tengo la razón concreta. No existe un motivo universal. Tú, como todos, eres responbsale de encontrar tu porqué, perseguirlo y trabajar por el. Sea tu familia, tu trabajo, ganar dinero, cambiar el mundo, terminar la escuela. El porqué es esencial. Nos define, nos construye y nos hace quienes somos.

Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.
Eduardo Galeano

Es tu obligación no tenerle miedo. No se vive de tener miedos. La vida es así: te caes, te levantas y te vuelves a caer. Pero te mueves. Y movámonos siempre, porque movernos es una prueba ferviente de que estamos vivos. Si no te mueves por miedo lamento decirte que ya estás más que hundida o hundido.

Imagen de Archivo Personal