Resiliente hasta los huesos

“Soy espejo y me reflejo”. Eso decían los pequeños jugando en el parque esta mañana. Y que tan cierto es aquello pero que tanto lo tenemos olvidado.

Vuelvo apenas de conocer Pittsburgh, una ciudad definida por la resiliencia que tuvo durante las duras épocas que enfrentó en los ochenta. Vuelvo maravillado por la calidez de sus personas, por lo doloroso de su historia y por la magnificencia de su visión hacia el futuro. Pero sobre todo, vuelvo más dispuesto que nunca a probar que el ser espejo y reflejo es la premisa de cambio que todos los jóvenes deben tener para ser ese motor de cambio que tanto nos hace falta.

Ser resiliente no es un adjetivo casual ni un descriptivo común. En realidad, la resiliencia, esa capacidad de sobreponerse a las adversidades, es un talento que pocos tienen pero que en la juventud es más que indispensable para luchar por aquello que vale la pena: los sueños. Cuando se es joven y se tiene la vida llena de sueños y metas, entender que nuestro origen o nuestro entorno no definen a dónde podemos llegar es crucial para tomar valor y salir a encontrar lo que se busca. Eso lo sé desde hace mucho y lo sigo creyendo, después de conocer Pittsburgh y después de conocer a los 60 Talentums 2016. Dice por ahí una frase:

“Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú.”
Frida Kahlo

Siendo sincero, muchas veces me sentí así. Es común siendo joven y más común teniendo un oficio tan provechoso como intentar cambiar el mundo. Ahora ya no. Por el contrario, me siento aliviado de conocer gente que inspira, que trabaja, que sueña y que da de sí lo mejor al mundo. Me siento como en casa. Y, aunque la vida se sigue poniendo negra de vez en cuando, más de una vez escucho como todo fluye y como la gente menos esperada suele tenderme la mano de maneras inesperadas.

Por supuesto, esto es solo el principio. Somos 60 en 2016, 120 sumando dos generaciones y poquito más con el equipo. Pero allá afuera hay 30 millones. 30 millones buscando sentido para no perderse ni perder sus sueños. Este mensaje va para ti y para ellos. Es la señal que esperas y es un sí. No estás solo ni sola. Soy espejo y me reflejo. En ti. En todo. Soy un joven que sueña, que teme, que siente, que se enamora y que sonríe. Como tú. Resiliente hasta los huesos. Dispuesto a hacer que todo cambie.

De joven a joven, de soñador a soñador, no claudiques en la lucha. Nunca sabes a quien estás inspirando. Recuerda, yo soy tan extraño como tú.

@inspirandoando

La imagen pertenece a la H. John Heinz III College of Carnegie Mellon University. Las personas en ella van a cambiar este país.
Like what you read? Give Alberto Moreno a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.