Star Wars vive en la fascinación adolescente

Vuelve con fuerza una de las sagas más imperecederas del cine, y en esta ocasión lo hace sin su creador George Lucas, contando con la dirección de J.J. Abrams y el guionista de la entrega más adulta de esta historia: El Imperio Contraataca. Todo es bueno, incluso lo que hemos visto en los trailers promete un nuevo despertar.

Sin embargo, para muchos de nosotros hay algo que ha cambiado respecto a anteriores entregas, algo que va más allá de si estamos ante una buena o mala película. Me di cuenta de esta realidad viendo el trailer final que salió hace dos días: mi capacidad para fascinarme, al menos de entrada, no puede ser la misma que cuando era adolescente.

Los creadores de las nuevas entregas, como ocurre con otras películas míticas, son conscientes de este hecho. No nos engañemos, la nueva trilogía de Star Wars no está en principio dirigida a quienes hemos dejado atrás la veintena; son los niños y adolescentes quienes van a disfrutar de verdad con estas películas, quienes se van a maravillar imaginando nuevos mundos, poniéndose en la piel de sus jóvenes protagonistas. Es lógico y es lo que toca, hablamos de Star Wars, fantasía y aventura con look de ciencia ficción.

Por eso es fundamental la presencia — al menos en la primera entrega — de los protagonistas de la trilogía original. La marca de esta franquicia es un poderoso reclamo comercial, pero sin la presencia de Han Solo, Luke y Leia no sería lo mismo a nivel emocional. Abrams, que es un declarado fan de la saga, y cualquiera con un poco de sentido común sabe que esto es lo que a muchos nos llevará al cine a verla.

Sin conocer más detalles de El Despertar de la Fuerza ni haber leído spoilers, resulta evidente la necesidad de conectar la antigua historia con la nueva a través de los personajes que ya forman parte de la cultura popular, usando también como conductora la maravillosa banda sonora de John Williams. No es de extrañar que de este trailer lo que más nos haga emocionar es la frase que pronuncia el viejo Han —que en otro tiempo era el personaje escéptico por antonomasia — : “Todas, ciertas. El lado oscuro, los jedi, son reales”.

Quién sabe, es posible que al entrar en la sala de cine me contagie de la renovada confianza de Han Solo y termine disfrutando como un niño.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alberto P. Fuster’s story.