El ranking de todas las películas de Pixar (Primera Parte)

En su primer década de existencia Pixar Animation Studios se convirtió en el estudio más exitoso de Hollywood. Durante mucho tiempo fue el hito de la industria de la animación y se hizo el estándar desde donde se compara al resto de su competencia.

Su infalible modelo de negocio solamente ha podido ser imitado con éxito por Marvel Studios y su fama y prestigio sólo son comparables con LionsGate Entertainment o con los majors como 20th Century Fox o el propio Disney Studios.

Sin embargo, el éxito de Pixar no fue obra de la casualidad. El estudio originalmente nació como Graphics Group una subsidiaria de Lucasfilm. A finales de los 70s, George Lucas hizo un handpicked selection de toda una generación de CalArts (California Institute of The Arts), así que no sólo escogió a directores talentosos como John Lasseter, Andrew Stanton o Brad Bird, sino que también se dio el lujo de reclutar a los mejores animadores, artistas gráficos, diseñadores y desarrolladores de sistemas y los puso a trabajar y a crear juntos en un ambiente estimulante y altamente competitivo.

El resultado fue tan exitoso que el mismísimo Steve Jobs — primero con capital de Apple (y luego con el propio cuando fue cesado de su compañía) — financió y después adquirió Graphics Group elevando la compañía a ser una de la agencias publicitarias más buscadas de principios de los 80s y ayudando a desarrollar la tecnología que haría posible Toy Story.

De 1995 a 2004, Pixar nos entregó un éxito cinematográfico tras otro. Usando la fórmula de Looney Tunes, Hanna-Barbera y más recientemente The Simpsons, el estudio creó personajes únicos, con historia profundas y temas adultos pero child-friendly capturando inmediatamente la atención de niños, jóvenes y adultos.

Eran películas de autor, con personajes entrañables y cautivadores que provocaban que el público se identificara con ellos. Las historias abarcaban temas universales como la importancia de la familia, de los amigos y de la unidad social, exaltaban los valores de la lealtad, el trabajo en equipo, la individualidad, la trascendencia de cada ser vivo, la amistad y el amor.

Y al final, no intentaban impartir ninguna lección, moraleja o mensaje ñoño, eran solamente historias simples, divertidas y entretenidas que usaban métodos más sofisticados para difundir su mensaje y convencer al público.

En 2006, después de adquirirla poco a poco a través de sus acciones en la bolsa, The Walt Disney Company hizo la adquisición definitiva de Pixar y la convirtió en una de sus filiales clave.

Al principio se pensó que el estudio liquidaría Disney Animation Studios y lo reemplazaría con Pixar, sin embargo el entonces CEO de Disney, Michael Eisner; decidió que sería más productivo y rentable mantener ambos estudios y hacerlos competir “sanamente” en la creación de contenidos y desarrollo de tecnología.

John Lasseter fue nombrado director de Disney Animation Studios y Pixar perdió su drive y desde entonces el estudio ha tenido un rumbo irregular y ha perdido mucho de la mística original. En la última década la competencia entre ambos estudios lisió a Pixar dejándolo a la deriva. La nueva “directiva” de Disney cambió el target hacia el público infantil afectando el core business del estudio pero beneficiando a Disney Animation Studios con la probada fórmula de creación de personajes e historias engaging para todo público copiada de Pixar.

Después de los éxitos de Disney Animation Studios: Frozen (2013), Big Hero 6 (2014) y Zootopia (2016) y viendo los irregulares números de Pixar, la percepción del negocio ha cambiado y ahora parece cada vez más probable que en algún momento no muy lejano la tan cantada fusión suceda y lamentablemente el estudio desaparezca.

Pero mientras eso sucede (o no), y en honor al próximo estreno en México de Finding Dory, decidí rankear (desde mi perspectiva por supuesto) todas las películas de Pixar Animation Studios:

17. Cars 2

En 2011, Disney trajo de “regreso” a John Lasseter a la dirección general de Pixar. Pero no solamente recuperó su antiguo puesto, además sus deberes con Disney Animation Studios continuarían.

Para aligerar sus responsabilidades, Lasseter se apoyó en Brad Lewis para co-dirigir la película, sin embargo la secuela de Cars resultó ser no sólo la peor película de Pixar, sino también una de las peores películas de animación ever.

Como nunca jamás en otra película de Pixar se notó la mano de Disney en todo el proyecto. Y es que Cars 2 es un desvergonzado money-grab.

La ahora franquicia, fue durante muchos años el producto que mejor se vendía en Disneyland, en las jugueterías y con los franquiciantes de productos, eso fue hasta que Disney adquirió Lucasfilm y que todo lo marketeado con StarWars le quitara a Cars el título.

Todos estos factores contribuyeron para que Cars 2 se fuera hasta el fondo de nuestro conteo.

16. Monsters University

En 2013, Dan Scanlon fue contratado para rescatar la magia que Pete Docter había creado con Monsters, Inc. y fracasó miserablemente.

La precuela de Monsters, Inc. falló principalmente por no ser fiel a la original. El intento de vendernos a un Mike y a un Sulley muy distintos a los que ya conocíamos y queríamos y la falta del “factor humano” al no tener algún equivalente de Boo, provocaron que el público experimentara una especie de pérdida.

Sin los 3 protagonistas principales, los personajes secundarios simplemente se diluyeron en la historia y el descarado intento de Disney por vendernos más muñequitos falló como todo lo demás en la película.

Ni siquiera el regreso de la pareja John Goodman / Billy Crystal pudo rescatar este naufragio.

15. The Good Dinosaur

Cuenta la leyenda que Peter Sohn sólo prestó su nombre al trabajo de re-edición que fue The Good Dinosaur. Originalmente prospectada para ser el estreno Pixar de 2014, terminó siendo la segunda película de 2015.

La historia no-oficial dice que cuando el director presentó el primer corte a los ejecutivos de Disney (que por cierto incluía el talento de las voces de Lucas Neff, John Lithgow, Frances McDormand, Neil Patrick Harris, Judy Greer y Bill Hader), los suits decidieron que la historia era demasiado parecida a Finding Nemo y a la segunda parte, Finding Dory (ya entonces en pre-producción) y que al ser éstos una franquicia ya popular tenían la prioridad sobre la trama.

El director por supuesto se sintió ofendido y renunció, los animadores hicieron lo que pudieron para rescatar la mayoría de las tomas terminadas y los editores construyeron casi de cero un nuevo rompecabezas utilizando las viejas piezas.

El talento de voz original se solidarizó con el director y se rehusaron a re-grabar la nueva versión y sólo McDormand accedió porque sus líneas no eran radicalmente distintas y temía que el estudio editara sus takes anteriores y re-usara lo que tenía “abaratando” su interpretación.

El resultado final no fue tan malo, aunque la película se siente dispareja y un poco apresurada. Pero a pesar de todas sus fallas, The Good Dinosaur es la película con el mejor surfacing (texturas de superficies y escenarios) de Pixar. Y esto se debe a que fue terminada con tecnología de Disney Animation Studios por los artistas ganadores del Oscar detrás de Bolt y Big Hero 6.

The Good Dinosaur fue oficialmente el segundo flop del estudio y la producción con la que más han perdido dinero. Y es que no ayudó nada la fecha de estreno (noviembre), ni tampoco que el estudio no hubiera hecho la misma inversión en publicidad que hizo con Inside Out que se estreno ese mismo año con todo el bombo y platillo.

14. Brave

El experimento feminista de apoyar a Brenda Chapman con su historia, su visión y su dirección, le explotó a Pixar en las manos.

Y no porque Chapman no fuera talentosa, si no porque jamás entendió los principios básicos de una película Pixar: Historia simple, divertida, con personajes carismáticos y sin moraleja.

El primer corte era tan pesado, sin humor y regañón que el estudio tuvo que contratar a Mark Andrews para co-dirigir y agregarle un poco de levity al asunto, lo que provocó que la película sea dispareja, aburrida y sermoniosa.

El público reaccionó adversamente a la película y fue el primer flop en la historia de Pixar, el estudio logró apenas rescatar la inversión pero perdió mucho de su credibilidad después de 3 petardos seguidos: Cars 2, Brave y Monsters University.

Algunos expertos afirman que esto afectó visiblemente la taquilla de Inside Out que en otro tiempo hubiera hecho números millonarios.

13. Cars

Cars es la primer película oficial de Disney/Pixar y se nota. A pesar de que Lasseter logró imprimirle algo del feel original, ya se siente más como una película de Disney.

Y no me malentiendan, no es una mala película, simplemente está dirigida a un público específico y esta segmentación la hace poco identificable con el público en general.

Como es una película “para niños”, Disney tiende a caer en ciertos vicios: un pobre desarrollo de personajes, exceso de humor “bobo”, historias cursilonas y cancioncitas.

Cars es un producto diseñado para vender juguetes y usó toda la infraestructura de Pixar para hacerlo, creo que desde entonces el estudio se ha convertido más en una herramienta de Disney que en la plataforma de producciones originales que solía ser.

12. Finding Dory

La más reciente entrega de Pixar es un descarado refrito de su predecesora y aunque por momentos parece ser mejor que la original es sólo porque Andrew Stanton logró superarse a sí mismo.

Sin embargo cuando se le analiza detenidamente, es muy fácil encontrar sus deficiencias y su falta de originalidad. Stanton tomó una página del evangelio según J.J. Abrams y forceawakenizó Finding Nemo.

O sea es diferente pero es igual a Finding Nemo, está mejor hecha gracias a la tecnología y tiene un mejor timing de humor que la original, pero la estructura de la historia es idéntica.

Y quizás lo que más molesta de Finding Dory es que prostituyó el concepto de la inclusión y el respeto a los discapacitados que en Finding Nemo está manejado de una manera brillante.

No es una mala película, pero sin el referente de la anterior seguramente sería una más del montón.

11. Inside Out

En algún lugar leí que las personas a las que les gusta Inside Out son las que tienen más problemas emocionales, más apego al pasado y una marcada tendencia a fantasear para escapar de la realidad y creo que esa es la mejor descripción de la película.

A pesar de que el concepto original es brillante, la ejecución de Pete Docter deja muchísimo que desear. Empieza con un desarrollo lento y pausado pero justo a la mitad de la película se le agotan los recursos narrativos y se trompica frenéticamente hasta el final.

A mi sobrina y a algunos otros niños a los que encuesté, les pareció lenta y aburrida, no se identificaron con la protagonista ni con ninguno de los personajes de su mente y a la mayoría no les pareció ni triste, ni chistosa, ni emocionante.

Y su reacción tiene un porqué: la famosa segmentación Disney. El estudio lo hizo de nuevo, hizo lo que sabe hacer mejor, creó un producto específico para un público específico con intereses específicos, por eso muchos pre-adolecentes y millennials la amaron porque fue genéticamente diseñada para darles gusto.

Sin embargo, al detectar esta marcada segmentación, el estudio contrató a Ronnie del Carmen (con experiencia en películas como UP, WALL-E y Batman: The Animated Series) para co-dirigir la película, agregarle más ligereza y hacerla un producto más asequible para los niños.

Lamentablemente la participación de Del Carmen es demasiado evidente, se sienten como sketches de comedia insertados a la fuerza dentro de la trama, lo que provoca que Inside Out se perciba aún más torpe y blend de lo que originalmente ya era.

Al parecer el prometido “regreso” de Pixar a los grandes circuitos fue solamente un bache más en una década de altas y muchas bajas.


Descubre aquí cual es el TOP 10 del ranking.

¿Te gustó la lista hasta ahora?, ¿se parece a la tuya?, ¿es un completo disparate?

Comenta y comparte aquí o vía Twitter en: @aldomeneses.

¡Al Infinito y más allá!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.