Indirectamente para ti

No sé si me sigas leyendo. Te confesaré que me gusta pensar que sí, que en tus momentos de ocio te metes a la app que incluso un día bajaste para leerme, para saber un poco de mí sin que me dé cuenta.

Quiero imaginar que a veces, cuando no puedes dormir, te metes a leerme, como con un poco de morbosidad en el sentido de saber si aún escribo de ti por qué sabes mejor que nadie que hablar por mis dedos en la forma más genuina que tengo para expresarme y decirlo que siento/pienso. Y pues sí, ésta nota va para ti.

En algún punto de mi vida prometí no volver a escribir nada de tu persona, pero ¿cómo no hacerlo si aún tengo cosas que me hace reflexionar cada vez que entras en mis pensamientos? Estoy mejor de cuando me dejaste, de eso no hay duda. No solo emocionalmente, sino en general. Me estoy realizando como persona, un problema que siempre sentí contigo, el no sentirme suficiente pues.

Siento que el que no quieras verme o hablarme tiene mucho que ver con algunas cosas que he escrito de ti y está bien, no se le puede obligar a nadie a nada, pero sabes, todos tienen diferentes formas de superar situaciones. Quizás la tuya era salir o viajar o conocer gente nueva o el trabajo, mí forma era y es el escribir y lo sabes. Es la más pura y honesta forma que tengo de expresar mis sentimientos de una forma tan desnuda que sí, a veces es intenso, pero así soy.

Ya no me duele pensar en ti. Pasaste de ser mi todo a ser sólo un pensamiento casual. Siendo honesta, lo único que siento ahora por ti es un raro cariño porque fuera de lo que haya pasado entre nosotros, fuiste y eres una muy buena persona y siempre lo fuiste conmigo y con mi familia, aunque me hicieras llorar más veces de las que esperaba. Y digo raro porque no es amor, es algo parecido, supongo.

Digamos que lo que siento por ti ahora, es un extraño querer. Así como se le quiere a un bonito recuerdo, a un momento que marcó tu vida y quién eres, así te quiero. Ni para bien ni para mal, ni para olvidarte por completo ni mucho menos para estarte recordando todos los días.

No sé que estés haciendo ni con quién. No sé si sientas algo por alguien o ya estés saliendo con alguna persona. No sé si sigas pensando en mí o de plano ya me borraste de tú vida. Lo único que sé es que en dónde quiera que estés, con la compañía con la que te encuentres, sintiendo lo que quieras, pensando en miles de cosas y haciendo quién sabe qué, solo espero que estés y seas feliz.

Feliz con tus altos y bajos, feliz con tus victorias y derrotas, feliz con lo que tienes y lo que dejaste ir. Feliz con tus demonios internos, con esa soledad de tú habitación, con esa frialdad en tu cuerpo cuando tienes frío y quieres sentir calidez interna. Feliz con tu celular lleno de mensajes de personas a las que sí les contestas y esperan una respuesta tuya. Feliz con tus salidas, feliz con tus viajes, feliz con tus planes, feliz con tus amistades que probablemente te estén rodeando en estos momentos o lo estuvieron en algún punto de esta semana. Solo espero que estés genuinamente feliz.

Y pues bueno, no diré para quién es ésta nota. Podrías ser tú BR o podría ser cualquier otro ex. Incluso podría ser para alguien nuevo, no lo sé. Lo único que sí sé es que sabrás que me estoy refiriendo a ti con cada palabras que leas. Es lo bueno de esto, puedes hacer sentir infinidad de emociones con tan solo escribir, sin la necesidad de tocar.

Ale Mg.