Las heridas más difíciles de curar son las de la mente.

No se si les ha tocado pasar por una situación en dónde una parte de ustedes sale lastimada, a mí sí. Muchos creen que el “curar una herida” se trata solamente del corazón pero no siempre es así, fuera de lo físico, la mente es una cosa sumamente poderosa que también se lastima y es la que a veces, recibe menos curación.

Si tuviera que elegir entre el corazón y la mente para decidir cuál es el más difícil de sanar, sin duda escogería la mente. En ella radican todas nuestras seguridades, inseguridades, miedos, debilidades; en nuestros pensamientos nos podemos perder y hasta encontrar pero cuando se crea un desequilibrio en ella, se necesita de un largo proceso para volver, por así decirlo.

Personalmente, mi mente ha pasado por muchas heridas de las cuales tarde mucho en sanar y aun así, creo que quedé tocada. Es como cuando dicen que uno necesita tocar fondo para saber quién es realmente, algo así. Creo que a pesar de que son las más difíciles de curar, son las que nos hacen madurar y crecer como personas.

¡Espero les haya gustado!

Ale Mg.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.