Sopas Warhol en Malasaña

Llevo alrededor de año y medio viviendo en Madrid de forma intermitente y no deja de sorprenderme el barrio donde vivo, Malasaña. En cierta manera, este vecindario propone retos de nuevos productos, ya que se trata de un lugar en el que lo nuevo y diferente suele tener cabida.

Hace algún tiempo, me propuse un reto. Un reto que suelo practicar de forma frecuente. Este consistía en responder a esta pregunta.

Si tuviera que abrir un local en Malasaña, ¿cuál sería el negocio que abriría?

Lo primero que tuve claro es que se trataría un local de comida. Lo segundo, que sería de comida para llevar. Existen innumerables locales de comida en el barrio, por lo que la competencia sería muy importante, pero considero que la ventaja competitiva de Sopas Warhol puede ser la diferenciación necesaria para poder hacerse un hueco.

El local Sopas Warhol vendería claro está, sopas. Pero no cualquier sopa. Sopas calientes para poder tomar en el duro invierno y sopas frías para refrescarte en el caluroso verano de Madrid. Además contaría con la posibilidad de incluir toppings. Cada mes innovaríamos con nuevos formatos y sabores pero comenzaríamos con lo que el barrio demanda: anclas, letras, bicicletas, panes,…

Por otro lado, el merchandising de la tienda estaría muy elaborado. En el mismo local se venderían los toppings deshidratados, tazas, delantales, pegatinas,…

La idea principal del Sopas Warhol es poder comer una buena sopa mientras te mueves por la ciudad. Warhol fue el precursor de la cultura pop o Popart y considero que el nombre le va como anillo al dedo a este proyecto que suena muy bien en mi cabeza y que quizás algún día no muy lejano esté funcionando en el barrio.

Larga vida a las sopas Warhol!



Editado por Alba Roza