Todo está inventado

Es una frase que se repite mucho y que no es cierta. Sí que es verdad que cada vez es más complicado hacer traccionar un nuevo producto y que el mercado está lleno de nuevas alternativas. Por el contrario, el tiempo que tenemos sigue siendo el mismo y esto hace que cada vez incluir un nuevo hábito sea cada día más complicado.

Los que me conocen saben que me gusta saber de dónde salieron las personas que “triufaron” o por lo menos saber, qué conexiones tenían cuando empezaron. No es lo mismo el punto de partida a la hora de abordar un nuevo proyecto. No solo en cuanto a contactos, sino en cuanto a localización del mismo. Yo no me metería ni loco en la idea de crear sopas molonas en Bilbao. Es necesario tener una buena base de posibles consumidores. Esta es la primera falsa percepción que tiene alguien cuando desarrolla producto. No porque Internet sea muy grande, los usuarios van a llegar a mi producto por arte de magia.

La lucha de un nuevo producto siempre ha sido el poder abarcar el máximo de tiempo y arrebatárselo a otro. No es que esté todo inventado sino que, tu nuevo y flamante producto va a tener que crear una necesidad resolviendo un problema que haga que la gente deje de usar a otros para usar el tuyo. Esto, es muy complicado pero eso no significa que esté todo inventado y para demostrarlo lo haré con unas simples fechas:

Google — 4 de septiembre 1998
Facebook — febrero de 2004
Youtube — 14 de febrero de 2005
Twitter — 21 marzo 2006
Instagram — 6 octubre de 2010

¿Quién le diría a Kevin y Mike que lo de las fotos con filtros socialmente distribuidas iba a tener tanto éxito? Esto fue hace casi siete años. Lo que hay que mirar es dónde habían estado antes Kevin y Mike. Por ejemplo, Kevin trabajó para Google y eso seguro que le dio una muy buena base de contactos. ¿O cómo hizo Ryan Hoover antes de crear Product Hunt? Se escribió cientos de posts y consiguió entrar en las mejores publicaciones americanas, logrando de esta forma una base de personas que ya le conocían. Lo demás es historia.

Lo dicho, no todo está inventado, pero aunque sea muy bueno, necesitarás buenos contactos para que por lo menos prueben tu producto por primera vez y si es realmente bueno, se conviertan en embajadores del mismo.

Revisado por Txepas en un 🍱