Trump también destruirá el medio ambiente

“Se va a poner bueno” decían, “será divertido” decían, pero, hasta ahora, ni una ni otra, sino todo lo contrario.

El dilema no es fácil, pues, por donde se vea, las cosas ya se están poniendo feas. ¿Qué tan feas? Ésa es la pregunta que tenemos que hacernos, porque, hasta ahora, el miedo ha sido la principal herramienta de Trump y está comprobado que nada paraliza más que el miedo.

Foto vía Tumblr

Pero dejemos por un momento los aspectos sociales y económicos que este tema implica y veamos un poco por el medio ambiente que tampoco se salvará de la influencia de Trump. El muro de poco más de 1600 kilómetros y alrededor de 15 metros de altura exigirá la mezcla de toneladas de cemento, uno de los procesos más contaminantes, además de invadir los hábitats de especies amenazadas.

El Centro para la Diversidad Biológica (CDB) advirtió para La Jornada que se suspenderá la recuperación del jaguar, del ocelote, de los lobos mexicanos y de otras especies en peligro de extinción, ya que se interrumpirá su movimiento transfronterizo. En el caso de los jaguares, advierte que su población del lado del país vecino nunca se restablecerá si la migración está bloqueada.

The Independent afirma que la barrera de concreto tendrá un grave impacto en el medio ambiente y el cambio climático, ya que las cantidades necesarias para la construcción de una barrera innecesaria de más de mil kilómetros implicará que enormes cantidades de dióxido de carbono sean liberadas a la atmósfera.

Foto vía Tumblr

Trump continúa aferrándose a su fantasía paranoica de muros sin tomar en cuenta el daño que haría a las comunidades fronterizas y a la vida silvestre, sin supervisión ambiental alguna.

El mundo no va a sobrevivir mucho más tiempo como cautivo de la humanidad.
- Daniel Quinn