El Abrazo de la Serpiente

Al fin hoy vi “El abrazo de la serpiente”. Película colombiana y latinoamericana ganadora de los Premios Cannes y ahora nominada a los Oscar como mejor película extranjera.

Es una película que me sorprendió mucho. Muchas cosas a destacar que la hace especial. En ella casi escasean los actores profesionales, la mayoría son aborígenes del Amazonas sin experiencia y que aún así hicieron un trabajo excelente. El manejo de los sonidos y los silencios es magistral, y en mi caso sentí como me transportaba a toda esa naturaleza del Amazonas, a pesar de estar grabada enteramente en blanco y negro. Por último, solo hablan en la lengua aborigen casi no usan el español y ni hablemos del inglés.

Narra la historia en dos líneas temporales, cuyo protagonismos recae en Karamakate, el último de los Cohiuanos en permanecer fiel a las costumbres de sus ancestros. Durante el film se van intercalando ambas líneas temporales. Bueno, sobre el protagonismo puede variar en cada uno, para mí lo es Karamakate, para otros lo es Evans.
 En la primera línea, vemos a un Karamakate joven, que es buscado para curar de una enfermedad al científico Theodor Koch-Grünberg (en la película llamado Theodor Von Martius). Al principio se rehúsa a hacerlo, pero al final se decide a cambio de que Theodor le indique donde se encuentran los últimos sobrevivientes de su tribu.
 En la segunda línea, un Karamakate más anciano, es abordado por un Evan Schultes quién leyó y estudió los libros de Theodor y está en busca de la Yakruna, la planta que se necesitaba para la cura de Theodor 34 años antes.
 Una película centrada en la transformación personal por medio del viaje.