Motivación

A veces las cosas no me salen como quiero, o me aburro demasiado haciendolas, o simplemente no me interesan. Cosas que te propusiste dar tu mejor esfuerzo y lograrlas. Pero, ¿qué pasa cuando llega dicho momento de realizar lo propuesto? No lo hago. Sólo lo “dejo para más tarde” y empiezo a procrastinar, a hacer cosas que en el fondo sé que son inservibles.

Sin embargo, es cuando está cerca la medianoche que te das cuenta que no aprovechaste tu día como debías y querías, que estuviste todo el día amarrado al estúpido celular conectado en redes sociales o durmiendo. Ahí, es ahí cuando te sientes mal contigo mismo. Ni si quiera haces lo que tú mismo te dijiste que ibas a hacer.

Me he dado cuenta que esto se debe a que tengo un problema de motivación, ganas de hacer las cosas. Me he dado cuenta que por más que mi novio, mi mejor amiga o mis padres me den esas frases de aliento, si yo misma no me lo propongo, si yo misma no me motivo nunca haré nada.

Trataré de esforzarme más en eso, aunque en cualquier caso siempre termino en lo mismo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alex’s story.