Rostros Pt.1

Voy caminando por la calle y me doy cuenta que pocas veces prestamos atención a todo lo que nos rodea, los edificios, la naturaleza y hasta las personas con las que llegamos a coincidir en algún lugar. Después de esto me di a la tarea de prestar un poco más de atención a estos pequeños detalles y me percaté que en un día normal, llegamos a toparnos con más de 50 personas, 50 rostros, 50 historias que contar…

Fotografía: Alejandra Arévalo

Caminando por las calles de San Cristóbal de las Casas me encontré con este señor que tocaba el saxofón de una manera impresionante; pero eso no era todo. A lado de él estaba Laika, una perrita que portaba una clase de “chaleco” bordado y con colores hermosos que cada que ves que ponías algo de propina se acercaba a ti y acomodaba su cabeza para que la acariciaras sin que su dueño le dijera absolutamente nada.

Fotografía: Alejandra Arévalo

Les presento al Rey del Parque de la Marimba 2016. Este curioso parque está situado en Tuxtla Gutierrez donde cada día se reúnen las personas de la ciudad a disfrutar de un ambiente familiar acompañado de música y con la posibilidad de demostrar tus habilidades en la pista de baile. Salsa, cumbia, danzones y muchos ritmos más te harán pasar una tarde amena pues podrás bailar con personas de todas las edades. Cabe mencionar que este concurso se realiza anualmente donde se elige a la pareja que representa el espíritu de la danza.

Fotografía: Alejandra Arévalo

Él es Julián, un argentino que se nos acercó a una amiga y a mi a preguntarnos acerca del museo de Palenque de Alberto Ruz L’Huillier, el cual es uno de los museos arqueológicos más notables del área maya, ya que reúne alrededor de 234 objetos procedentes de distintas áreas de Palenque. Platicando un rato con él notábamos que en realidad estaba fascinado con la cultura mexicana. Él, teniendo la oportunidad de visitar grandes potencias, nos comentó que eligió México por su historia, lugares y comida, pero sobre todo por la calidez del mexicano.

Fotografía: Alejandra Arévalo

Justo cuando pensaba que mi mejor experiencia era haber estado en un lugar tan hermoso como Lagos de Montebello, apareció esta nena. Algo que me llamó la atención de ella era que se estaba muriendo de frío pero aún así estaba adentro contemplando las tonalidades del agua. Me acerqué y le pregunté si podía tomarle una foto y solamente se rió y no dejó de voltear a verme, algo que no entendí y que en algún momento me puso hasta nerviosa. Estuve un rato con ella y me empezó a platicar que ese lugar era su favorito porque podía jugar con las piedras en el agua; me lo dijo con tanta seguridad y lindura que me movió el corazón y me hizo darme cuenta que muchas veces en las “pequeñas cosas” encuentras grandes experiencias. Seguí jugando con ella pero es necesario decir que muy pocas veces había visto una mirada tan pura y que dijera tanto como la de esta nena.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.