La tentadora oficina en casa

No mentiré, trabajar desde mi casa es una maravilla (trabajo igual de feliz que el de arriba). No tener que ir a una oficina tiene muchos beneficios: no gastas tiempo en ir de un lugar a otro, puedes comer tu comida fresca y recién hecha, la oficina está decorada a tu gusto y literalmente estás en tu casa.

Suena lindo, pero dentro de esa comodidad también estás lleno de tentaciones y distracciones que puede que te impidan hacer tu trabajo de manera productiva.

Acá dejo mis tentaciones más comunes.

Netflix

Siempre va a sonar más atractivo sentarte a ver una serie nueva (o la misma serie por milésima vez), pero el Netflix and chill es un vicio y si empiezas un capítulo lo más seguro es que no te levantes del sillón.

La comida

Estando en tu casa es más fácil levantarte e ir a comer cualquier cosa que te encuentres en la alacena pero no conviene porque acabas con 3 kilos más y nada terminado.

Limpiar

Si, con tal de no ponerte a trabajar hasta limpiar tu casa puede parecer más interesante. “Sólo lavo los trastes y ya”… ¡pues no! Cada cosa tiene su tiempo.

Tu cama

Aquí la ley de los “5 minutos y ya” no aplica JAMÁS. En el momento en el que te levantas de tu cama te tienes que olvidar de ella hasta en la noche.

No bañarte

¿Que al cabo que nadie te va a ver verdad? Pues de nuevo, ¡no! Aunque planees quedarte en tu casa todo el día siempre es bueno refrescarte y empezar el día limpio.


En un principio me costó trabajo poder encontrar la manera de trabajar sin terminar cayendo en alguna de las tentaciones mencionadas, fue complicado adaptarme a trabajar desde un ambiente cómodo y sin gente al rededor que me inspirara a trabajar al verlos tan concentrados, pero como dicen por ahí: a todo se acostumbra uno.

Y así fue como me acostumbré:

Destiné un espacio específico para trabajar

Era muy molesto tener que comer y trabajar en el mismo escritorio así que destiné un espacio de mi micro departamento para poner un escritorio y ese sólo dedicarlo a trabajo.

Ordené mi casa

Mi casa también es bodega y tenía cajas por doquier, aún las tengo, pero ya están acomodadas y al ver el departamento ordenado no me estoy preocupando por acomodar nada.

Definí horarios de trabajo

Como cualquier otra oficina, tengo mis horarios de trabajo. Aunque aún tengo horarios flexibles (jeje), el trabajo es más fácil si sigo un tipo de estructura que me obliga a trabajar bajo un esquema de tiempos.

Sigo con fidelidad mi agenda

Hace un mes compré una agenda y la lleno como si fuera mi diario, ahí coloco todo lo que tengo que hacer en el día, mis pendientes laborales, algunas notas y más. (Estoy en proceso de comprar un pizarrón)

Salgo diario de mi casa

No es sano vivir, comer, dormir y trabajar en el mismo lugar y no salir a ver el mundo. Aunque soy un poco ermitaña, los primeros meses ya me estaba volviendo loca así que si no tengo que salir por algo aún así salgo a dar una vuelta para despejarme.

Mi oficina ❤