Increíble pero cierto: El sinvergüenza de Michael Kimmel sacó un nuevo libro

El 23 de marzo de 2018, Michael Kimmel (a quien podríamos reconocerlo como la máxima autoridad en el campo de las Nuevas Masculinidades) publicó un nuevo libro sobre los estudios del varón -desde la perspectiva del feminismo, claro- titulado: “Healing from Hate: How Young Men Get Into and Out of Violent Extremism” (lo que en español sería “Curación del odio: cómo los hombres jóvenes entran y salen del extremismo violento).

A primera instancia podemos notar con ese título de que no aprendió nada con la película en la que participó hace dos años (The Red Pill), de la cual dijo en una entrevista que estaba completamente a favor de lo expuesto en ella. A lo que uno se pregunta: ¿cómo alguien puede ser tan cínico, pedante y sin vergüenza?

Para los que no saben, The Red Pill es un documental filmado en el año 2016 por Cassie Jay, una ex feminista. En él se exponen muchas de las discriminaciones de género que sufrimos los varones y el nulo trato que recibimos como sexo por parte de los organismos de género estatales y los tratados internacionales. Entre los entrevistados aparecen los MRMs (masculinistas) defendiendo sus ideales y, por otro lado, Michael Kimmel (feminista) oponiéndose a que los varones luchen por sus derechos.

Kimmel, como fiel feminista, asegura que los hombres no sufrimos ningún tipo de sexismo (se lo puede ver diciendo eso en el documental y en cada uno de sus repugnantes libros -recomiendo no leerlos-) e, incluso, llegó a comparar a los masculinistas con grupos supremasistas blancos. Patético. Ahora con su nuevo libro vuelve a apostar a lo mismo que hizo durante toda su carrera, seguir marginando a los varones.

Uno pensaría que este imbécil se retractaría con todas las confrontaciones que tuvo desde el estreno del documental, pero a esta clase de idiotas los mueve más el dinero que la razón. Fui un iluso al pensar que un feminista con un cargo público abandonaría su abultado sueldo para dejar de empeorar la delicada situación de los varones.

Sé que estoy poniendo demasiada atención sobre un feminista que, como tal, es tan corrupto como soberbio e imbécil, pero creo que es necesario exponerlo como es de todas formas ya que nadie lo está haciendo. En Argentina, como en casi todos los países de latinoamérica, tenemos las Secretarías de las Nuevas Masculinidades que operan siguiendo sus pasos, y esto no puede continuar así.