Los lobos aullan

acechando la luna

bajo la cual duerme el cachorro.

Los lobos se reien

en las piscinas desoladas

entre el humo blanco de las lechuzas

que dominan el desierto

de sueños y deseos.

¿Cómo suena el parpadeo

entre las cascabeles?

Los lobos están jugando billar

en el club Santa Fe

donde las mujeres se desnudan

con la facilidad de víboras.

Pierdo mi piel

Piel de mi ser…

Like what you read? Give Alejandro Perez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.