La publicidad que viene

Lo primero que haré en este artículo es contradecir su título. “La publicidad que viene” ya está aquí y solo las marcas que están sabiendo entender los cambios en el sector y en los propios medios están siendo capaces de adaptarse satisfactoriamente al nuevo panorama. En muchas ocasiones, seguimos escuchando incluso desde dentro del mundo de la comunicación afirmaciones como “internet cambiará el sector en los próximo años” o “los nuevos cambios que llegaron de la mano de internet”… Internet no es algo nuevo y revolucionó tanto la publicidad como los medios tradicionales hace ya bastante tiempo. Ahora, nos toca pararnos a pensar en esa mal llamada “publicidad que viene” que ya está ocurriendo y que es, además, muy interesante.

El caso de Emirates

La línea aérea Emirates ha lanzado una nueva campaña protagonizada por Jennifer Aniston (la actriz ya había protagonizado una campaña anterior). Como es habitual en la compañía, muestra las comodidades exclusivas que poseen sus aviones. En esta ocasión, no solo las de primera clase, sino que parte del spot transcurre en clase turista. Es un anuncio correcto, transmite el mensaje de forma clara y está bien ejecutado, aunque a nivel creativo se queda bastante corto y muy lejos de la comunicación de compañías como Turkish Airlines.

El “regalo” de Casey Neistat

Si fuera solo por la campaña de Emirates no estaría escribiendo este post. Lo interesante llega cuando el famoso youtuber Casey Neistat sube un vídeo el pasado 19 de septiembre: “THE $21,000 FIRST CLASS AIRPLANE SEAT”. La historia comienza con un upgrade a primera clase que recibe el youtuber de forma gratuita al llegar al aeropuerto. Esto hace que disfrute de un viaje que, de otra manera, le hubiera costado 21.000 dólares. El billete en primera incluye todo tipo de lujos: un compartimento privado, mini-bar y carta de comida, el acceso a un bar e incluso la posibilidad de darse una ducha a bordo. Medios de todo el mundo se hacen eco del viaje de Casey Neistat y el vídeo se hace viral: lleva más de 23 millones de reproducciones.

La publicidad que viene

Según he leído en diferentes fuentes a través de internet (aunque no me atrevo a confirmarlo) Emirates no pagó a Casey Neistat por el vídeo. El youtuber fue “subido” a primera clase y decidió compartir la experiencia con sus seguidores. Aquí aparece la reflexión que da título al post. Emirates habrá invertido en su campaña tradicional bastante dinero (en la anterior revelaron que la inversión era de 20 millones de dólares) y, sin embargo, la repercusión que puedan obtener nunca llegará a alcanzar la que ha tenido el vídeo de Neistat, ya no solo por el número de reproducciones, sino por las incontables apariciones en prensa.

¿Sigue siendo rentable para las grandes marcas hacer inversiones millonarias en campañas tradicionales? ¿O deberían por otro lado centrarse más en la publicity (publicidad-repercusión en medios no pagada por la marca) y en la gestión de influencers y líderes de opinión?

Probablemente una gran marca tiene que seguir combinando ambas estrategias de comunicación, pero episodios como este demuestran que no puede perder de vista a figuras como los influencers.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alejandro Suárez’s story.