Por qué el comunicado de la MUD fue un error

De los argumentos que cita el comunicado de la MUD para desmarcarse de la marcha propuesta por Leopoldo López, el más citado es el unilateralismo de la convocatoria: el líder de Voluntad Popular hizo el llamado sin consultar su decisión con nadie de la oposición organizada.

Esta acción, para algunos un pecado imperdonable así provenga de un preso político que rutinariamente pasa períodos de dos o tres semanas aislado, al que en una ocasión lo bañaron literalmente con excremento y que por el trato inhumano que ha recibido ha decidido iniciar (erróneamente) una huelga de hambre, explica que los autores del comunicado hicieran algo que no habían hecho antes, con otras fuerzas o líderes políticos: una desvinculación formal de la marcha.

Durante el último año varios partidos han convocado a manifestaciones sin el beneplácito de la MUD, incluyendo Primero Justicia, Copei y Vente. Primero Justicia, por ejemplo, ha convocado por su cuenta a marchas nacionales por causas tan legítimas como las de López. María Corina Machado, otra dirigente de alto perfil, hizo hace dos meses una convocatoria para protestar el arresto de Antonio Ledezma. Pero en esos casos la MUD, correctamente, no sintió la necesidad de desligarse con un comunicado. De hecho, dudo que haya algún reglamento que establezca los procedimientos para convocar una marcha o cuando la MUD debe pronunciarse sobre la convocatoria de un líder o una fuerza política. Y, si lo hay, ningún partido lo está siguiendo.

A Leopoldo López, que está preso y sometido a los aletazos de humor de un gobierno cada vez más autoritario, se le están pidiendo cosas que no se le han pedido a los dirigentes que están libres, con mayores posibilidades de concertar cada movimiento con sus aliados. Y no sólo eso: se le acusa además de divisionismo, como si la convocatoria de una simple marcha para pedir la liberación de los presos políticos y exigir fechas para las parlamentarias dinamitara la estrategia unitaria; como si la participación en la manifestación, y el importante gesto de solidaridad que esto significa, no fuera compatible con los objetivos declarados de la MUD.

En este sentido Ricardo Hausmann tiene razón cuando se pregunta si la MUD habría rechazado marchar a favor de Charlie Hebdo porque apoya la vía electoral. No hay incompatibilidad entre ambas acciones. Y no hay nada en las razones que motivan la convocatoria de López que no pueda suscribir toda la disidencia democrática. Desligarse de la marcha es una mezquindad disfrazada con argumentos de “procedimiento” que, como ya dije, se aplican selectivamente.

Lo más irónico es que el comunicado, cuyo principal objetivo es fortalecer la unidad, logró justamente lo contrario: enfurecer a una de las dos grandes facciones de la oposición. Un error de cálculo difícil de comprender porque la reacción era previsible.

Afortunadamente, Henrique Capriles, Copei, Proyecto Venezuela, Alianza Bravo Pueblo, Causa R y la MUD-Zulia tomaron una decisión valiente — apoyar la marcha — que al mismo tiempo resalta la increíble torpeza del comunicado y contribuye un poco a limar asperezas.

El resto de la MUD haría bien con seguirles los pasos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.