“BrainToolKit”

guía rápida para entender tu cabeza

A veces me pregunto por qué no me lo enseñaron en la universidad pero, por lo menos, tuve la oportunidad de aprenderlo. En el año 2009 conocí a una de esas personas que realmente influyen en tu vida, mi amigo Lou Tice. Con la sencillez que solo los grandes tienen, me recibió en su casa de Seattle, me invitó a entrar en su vida sin pedir nada a cambio y me enseñó con gentileza todo lo que sabía. “La información que voy a compartir contigo es muy valiosa, pero solo si la aplicas”, me confesó Lou y esa frase alertó todos mis sentidos, descubriendo uno de los interrogantes más grandes que tenía en esa época, “¿Si yo sé lo que me conviene, por qué me descubro haciendo precisamente lo contrario?

Los años pasaron, mi amigo murió y, por primera vez, comparto contigo sus enseñanzas, esperando que te ayuden como me ayudaron a mí. Entendiendo cómo funciona tu cerebro, tendrás algunas herramientas para usarlo de manera más efectiva.

Estas son algunas de las ideas que Lou fue desgranando con sabiduría a lo largo de nuestros encuentros:

1. TU CEREBRO FUE DISEÑADO PARA OCUPARSE POCO: El cerebro tiene el 2% de la masa corporal y consume el 25% de la energía que tienes para vivir en un día. Este dato que puede ser una mera estadística tiene mucha importancia en tu vida. Es como si el día que ingresas a la universidad tu papá te regalara un hermoso Shelvy Cobra con un motor V8 y no aumenta tu propina para que puedas ponerle gasolina. De seguro lo tendrías estacionado en la puerta de tu casa y solo lo sacarías a pasear los sábados por la noche. En el caso de tu cerebro es más o menos lo mismo. Consume tanta energía que mientras menos lo uses, mejor y, para eso, tiene muchas funciones que optimizan su funcionamiento como te voy a explicar ahora.

2. EN LO QUE TE ENFOCAS ES LO QUE VES: Yo nací en Argentina, un país que siempre vivió en crisis y, una de la cosas que me llamaba la atención, es que mientras la mayoría de la población solo veía la falta de oportunidades y caos, un grupo pequeño de personas crecía haciendo negocios. ¿Cómo es posible? La respuesta es simple. Si tu cerebro consume mucha energía, una forma de ahorrar es nublar todo lo que está fuera de tu foco de interés. Si tú dices, ¡Esta fiesta es horrible!, tu cerebro solo te permite ver aquellos detalles que justifiquen tu juicio. En la base de nuestro cerebro tenemos el sistema de activación reticular. Entre sus funciones está el poder de concentrarte, lo cual es bueno porque te permite leer un libro y abstraerte de ruido que hace tu vecino. El problema es cuando te enfocas en que no puedes, que no eres inteligente, que no hay oportunidades, tu cerebro te hará caso y solo te mostrará eso. Recuerda que dentro del caos siempre hay oportunidades, no te limites.

3. TUS DECISIONES NO PUEDEN SER MEJORES QUE LA INFORMACIÓN QUE TIENES EN EL INCONSCIENTE: Crecí en una sociedad que valora fuertemente la inteligencia. Con los años comprobé que ser inteligente no necesariamente es sinónimo de éxito. “El mundo es de los inteligentes” decía mi maestra, cuando la evidencia afirmaba que el mundo es de los valientes. Una tarde me senté con Lou y me explicó que nuestra mente tiene dos componentes: el consciente y el inconsciente, hasta ahí nada nuevo. Freud nos hablaba que nuestros más bajos instintos viven en el inconsciente. La función del consciente es percibir el mundo y guardar esa información para usarla luego en un repositorio que es el inconsciente. El problema se presenta cuando el consciente tiene que decidir. ¿A quién le consulta si somos capaz de hacer algo? A nuestra historia guardada en el inconsciente y con esa información es con la que decidimos. Si nuestro inconsciente cree que no somos capaces en matemáticas, que los desafíos no son para nosotros, que no merecemos el éxito, no importa cuánto tratemos de razonar para ver si algo nos conviene o no. La respuesta viene de nuestro interior y será que no. Esta es la razón de porque a veces cuando sé el camino que tengo que tomar, me descubro optando por el camino contrario.

4. CÓMO SE FORMAN LAS CREENCIAS: Nuestra mente graba información cuando hay una asociación de palabras, imágenes y emociones. Esta explicación me permitió entender por qué es tan fácil recordar el primer beso, la emoción de manejar el primer auto o el día que nos casamos. Cuando hay palabras, imágenes y emociones, un recuerdo se vuelve imborrable. El problema o la ventaja surge de esta afirmación de Lou: “Procesamos muchísima información, más de lo que puedes imaginar”. Si vives en un ambiente en la que recibes información positiva de tu impacto en el mundo, las creencias de lo que puedes ser capaz de lograr te hacen invencible, pero si tu entorno solo se enfoca en lo que hiciste mal, en lo tonto que fuiste, posiblemente te quedes atrapado por el resto de tu vida.

5. QUÉ CUERNOS HAGO CON ESTO QUE ME HAS DICHO: Ahí fue cuando Lou me explicó que todo funciona como un sistema. Tú tienes información que te llega del exterior y también tú te hablas todo el tiempo. Te puedes decir tonto o ganador, lo que tú quieras. Estas dos cosas se convierten en la idea de lo que eres capaz de hacer y conseguir en el mundo. El poder de las creencias es que influyen en tus futuras decisiones. Una decisión no puede ser mejor que la información que tienes grabada en el inconsciente, por lo tanto, si tú no controlas la información de tu entorno que aceptas como válida y el modo en el que te hablas a ti mismo, vivirás atrapado. Así que si quieres comenzar, tienes por dónde, adelante.

Suscríbete a mi blog www.alejandrotripoli.com y en las próximas semanas publicaré más detalles de las lecciones que me ayudaron y creo que pueden ayudarte a ti.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.