Me rindo

¿Qué pasa cuando te enamoras?

Te vuelves tan vulnerable. Abres tu pecho y tu corazón y esto significa dejar el camino libre para que alguien entre y te arruine. Aumentas todas la defensas y creas una armadura, de modo que nada ni nadie pueda hacerte daño. Es entonces que, un ser humano -estúpido-, no diferente de cualquier otro, entra en tu vida y le das un pedazo de ti. Él no lo pidió. Hizo algo tonto una vez, como besarte o hacerte reír y, de pronto, tu vida ya no es tuya.

El amor toma rehenes. Se mete en lo más profundo de ti, te come y abandona. Te deja gritando en la oscuridad.

La frase, tan simple y usada, “tenemos que hablar” se convierte en una astilla de cristal que se clava en tu corazón. Duele.

El amor duele. No solamente en la imaginación, es un dolor directo al alma. Un verdadero dolor que te destroza.