Underground para leer

Desde Buenos Aires, la editorial Piloto de Tormenta viene ofreciendo desde hace años muchos libros interesantes que reflejan, de alguna u otra manera, distintas aristas de la cultura rock en general, y de los avatares del underground, en particular. La misma nació en 2007, de la mano de la publicación de Patagonia Caníbal, donde Pablo Ferrajuolo, ideólogo y encargado de la editorial, desarrolló un proyecto de investigación periodística con la fuerte ambición de lograr una obra suprema influenciada por Operación Masacre, de Rodolfo Walsh y A Sangre Fría, de Truman Capote.

Portada de Derrumbando la casa rosada, uno de los libros más importantes que publicó la editorial.

“Había abandonado la carrera de comunicación social en la UBA, y comenzaba a laburar como consultor en algunas instituciones. Al final no me licencié, pero sí me propuse editar al menos un libro por año. Por suerte es un objetivo alcanzado y superado”, dice Pablo y continúa: “mi inquietud era editar autores y temáticas inéditas que estuvieran relacionadas, según mis propios y caprichosos criterios, con la cultura rock sudamericana”.

Esto de alguna manera se cumple con creces cuando entre los autores que componen el catálogo se puede leer algunos nombres como Pedro Dalton (conocido músico uruguayo que integró Buenos Muchachos) o Sr Flavio (Cianciarullo, más conocido como el bajista de los Fabulosos Cadillacs). Sus obras forman parte de una colección específica de la editorial llamada Malditos del Río de La Plata, donde se codean con los libros deMariano Ludueña, de Argentina, y Marcelo Aray de Chile.

El eje conceptual de retrotraer ciertas vivencias intensas, cargadas de humanidad y destellos propios de una época que pasó, se fusiona con un componente cálido y muy estético de recursos ficcionales que vuelven atrapante a cada una de las historias que todos estos cuentos cargan entre sus líneas. Claramente cada autor mantiene su propia esencia y parte desde un lugar diferente, pero es inevitable mirar con cierta homogeneidad todo lo que proviene de allí.

“Desde mi llegada a Buenos Aires, en 1990, estuve tocando con muchas bandas y me hice amigo de la mayoría de los autores que publicaron, pero eso no es una condición excluyente para editar”, dice Pablo, y deja entrever de dónde provino también el interés de desplegar una pata dentro del proyecto que estuviera abocada a la publicación de discos.

Pero no todo lo que ofrece la editorial es un recorte punk de la historia contemporánea argentina, ya que allí también conviven libros de política, con especial hincapié en el peronismo, e intervenciones ilustrativas sobre cuentos clásicos, como por ejemploCuentos de amor, de locura y de muerte del célebre Horacio Quiroga.

Otra colección muy interesante de la editorial es Libros de una isla, donde se relata, a lo largo de tres libros co-escritos por varios autores, pormenores jugosos del under porteño, en todas sus facciones posibles. Estos libros son Derrumbando la casa rosada, Gente que no, y La manera correcta de gritar, todas piezas fundamentales para reconstruir una porción de la historia cultural del país que nunca es abordada por los narradores de la cultura masiva.

En ellos hay muchísimo revisionismo musical y sociopolítico de la década del ochenta, donde se ofrece un dossier cargado de nombres de bandas, discos, antros, y coloridos personajes de la cultura del momento (incluso televisivos como Moria Casan o Nancy Anka). Además, el lector puede encontrar muchos testimonios directos de participantes, y una minuciosa recapitulación de los detalles que le permiten situarse en el medio de cada escenario sugerentemente pincelado. Todas estas piezas hacen posible una decodificación de la inmensa épica de aquellos años, donde las transgresiones artísticas y humanas parecen haber puesto una bisagra.

El crecimiento de la editorial los sorprende a ellos mismos, ya que Piloto de Tormenta no cuentan con recursos para pautar en medios masivos, y su difusión es bastante más parecida al sistema boca en boca. “Por suerte tenemos varios distribuidores que mueven los libros en las redes sociales y en ferias independientes, y eso nos ayudó a llegar a librerías grandes. Además contamos con una tienda virtual y distribuimos en algunos puestos de diarios que cuidan y valoran los libros”, sostiene Ferrajuolo.

Con respecto a los procesos de fabricación y distribución, realizan tiradas de 500 ejemplares, y están próximos a expandirse a Santiago de Chile y a Montevideo. Mientras tanto, desarrollaron un nuevo producto que les permite agrupar todos aquellos relatos e historias que no llegan a plasmarse en el papel. Se trata de la revista digital Río de La Plata, la cual puede ser leída de manera gratuita directamente desde su portal, en donde se encuentran notas, informes, cuentos inéditos, y fragmentos de libros que pueden ser leídos de manera mucho más casual y dinámica.

Publicado en La Gaceta.

Like what you read? Give Alejandro Wierna a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.