Millennials: La Generación De Los Niños Perdidos

El nuevo milenio. Muchos decían que sería el fin del mundo o que el mundo cambiaría radicalmente.

Me queda totalmente claro que el fin del mundo no fue, lo que sí ha sucedido, es un cambio RADICAL en la manera de vivir de los hombre y mujeres de hoy en día. Más específicamente, en cuanto al estilo de vida y las relaciones inter-genero de los miembros de la sociedad.

Nosotros, los Millenials (o generación Y) somos conocidos así, debido a que somos la generación que se desarrolló durante la transición hacia el nuevo milenio (alrededor del año 2000). Según Wikipedia: “Los comentaristas utilizan las fechas de nacimiento desde 1977 hasta 1994” para delimitar esta generación.

Yo nombro a los Millennials: “La generación de los niños perdidos”…

En la era medieval, para ser un hombre y conquistar a una mujer debías de tener dos características: 1) ser alguien protector (guerrero/rey), 2) ser capaz de proveer con alimento a tu familia.

Posteriormente, en la era industrial, el único requisito era el de tener un trabajo estable con el cual pudieras retirarte, y debido a esto, asegurar la supervivencia de tu descendencia.

En la actualidad, para ser un hombre REALMENTE atractivo el ser alguien protector y capaz de proveer a tu familia ya no es suficiente.

Además, estas dos características que diferenciaban al hombre de la mujer (proteger y proveer) se han visto cada vez más peligradas y menos relevantes, ya que las mujeres ya no tienen la necesidad constante de alguien que las proteja (físicamente hablando) y pueden proveerse a sí mismas gracias a la famosa “equidad de género” en el ambiente laboral.

Si, esto puede sonar “liberador”, especialmente para las féminas, pero no nos apresuremos.

Está supuesta “equidad de género” ha provocado confusión en la definición de los roles de género en hombres y mujeres por igual, lo cual afecta las relaciones inter-género y la calidad de vida en general.

Como hombres, siempre hemos sido los responsables de mejorar e innovar en la sociedad.

Unos cuantos nombres que demuestran esta verdad incluyen a: Steve Jobs, Bill Gates, Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Thomas Edison, Nicola Tesla, Benjamín Franklin, Alexander Graham Bell, Richard Feynman, Los hermanos Wright, y muchos, muchos más…

Debido a nuestra naturaleza mental y hormonal, en comparación a la del sexo opuesto, estamos predispuestos a indagar, dominar, y buscar la mejora continua del mundo que nos rodea. Somos los agentes del cambio en el mundo debido a nuestra tendencia a tomar retos y propensos a tomar riesgos.

Por otro lado, las mujeres (igualmente por características propias de su naturaleza biológica) son pronas a buscar la comodidad, estabilidad, y seguridad.

La historia nunca miente, simplemente fíjate en la proporción de innovadores, descubridores, filósofos, políticos, y líderes sociales exitosos del género masculino en comparación con los del género femenino (te adelanto la respuesta: POR LO MENOS 90% son hombres).

Obviamente, y como en todo, las mujeres también han sido una parte crucial en el desarrollo de la sociedad, pero en otros ámbitos (familia, estabilidad, nutrición y educación de la prole, etc.).

El problema aquí, es que estos roles definidos principalmente por nuestro ADN y expresado mediante hormonas, funcionamiento cerebral, y demás características sexuales secundarias (ej. Masa muscular) se han tratado de nublar con la susodicha “equidad de género”, lo que ha provocado una confusión y desviación conductual en los hombres de recientes generaciones.

Estos “nuevos hombres” se han desarrollado en una cultura que los invita a llevar vidas cómodas (evitar retos), ser sumisos ante las mujeres (jefas de trabajo, esposas/novias, madres solteras), evitar demostraciones de masculinidad (no existen lugares PURAMENTE masculinos), y muchas otras situaciones que han nutrido en sus mentes una mala definición de lo que es ser un hombre de verdad.

Y aunque obviamente existen excepciones, son la minoría, y no la mayoría como solía ser en pasadas generaciones.

¿Cuáles son las principales razones de este cambio proporcional de hombres fuertes y con propósito (alfa) en comparación con hombres débiles y sin dirección (beta)?

¿Cómo podemos comenzar a equilibrar la balanza para acelerar la mejora y desarrollo de nuestra sociedad?

Veámoslo a continuación….

Madres solteras

En últimas décadas el incremento exponencial de divorcios en conjunto con embarazos no deseados, ha ocasionado un preocupante número de madres solteras.

La ausencia de una figura paterna y/o la presencia de una madre masculina (ej. Madre soltera que trata de suplir al padre en su rol) distorsiona la percepción en el muchacho de lo que uno hombre debe o no hacer y de lo que es masculinidad.

Además, la carencia de una figura paterna sobre la cual confiar el desarrollo masculino de un individuo, dificulta su correcto desenvolvimiento en la sociedad como hombre.

La mayor parte de estos “niños sin padre”, pueden convertirse fácilmente en hombres débiles (beta) o femeninos, al ser una mujer su única referencia de comportamiento.

Feminismo

El feminismo, es un movimiento, que, al estar basado en “la equidad de género” y estar implantado fuertemente en la cultura general mundial, ha cimentado las bases a través de los años de una sociedad primariamente matriarca, es decir, un matriarcado.

Esta sociedad, recompensa las acciones y movimientos que benefician al sector femenino y castiga las actividades y virtudes de lo masculino (ej. La testosterona es calificada como “la hormona de la agresividad” y la masculinidad como la raíz de guerras y conflictos).

¿Cuáles son solo ALGUNAS de las desventajas de aceptar una sociedad matriarca?

  • Mujeres frustradas por estar en posiciones de poder (lo cual va totalmente en contra de su naturaleza biológica).
  • Hombres frustrados por aceptar constantemente el mando de mujeres masculinizadas.
  • Desigualdad legal (¿Quién tiene una mayor probabilidad de ser encontrado culpable de una violación?).
  • Desigualdad en el entorno familiar (la custodia de los hijos en caso de divorcio va para la madre, quien además disfruta de una pensión provista por el padre, ya sea que trabaje o no).

Por otro lado, este feminismo, no es un movimiento que REALMENTE busque igualdad, sino que más bien, pretende tomar del lado masculino lo que le conviene e ignorar lo que no es de su beneficio.

Para muestra, un ejemplo que todos ya conocemos:

Quiero poder trabajar y ganar lo MISMO que un hombre, sin embargo, él tiene que seguirme pagando mis cenas, bebidas, y darme regalos; además, en caso de matrimonio, él tiene que mantener a la familia y ayudar con las labores de la casa. Eso sí, el dinero que gane trabajando es para mí únicamente, porque soy una mujer”.

Más claro no puede estar……

El feminismo busca “igualdad” pero únicamente en lo que le conviene.

¿Cómo influye este matriarcado en el desarrollo de un varón?

Simple. Al aceptar este matriarcado como una realidad, y creer que un hombre tiene que someterse a reglamentos impuestos por mujeres, el muchacho se siente confundido, ya que esto va completamente en desacuerdo con la masculinidad pura característica nuestro género.

Hipergamia

Primeramente, ¿Qué es hipergamia?

En pocas palabras, “hipergamia” es un término usado para describir el acto de buscar pareja o cónyuge de mejor belleza, nivel socioeconómico, y/o casta social que el de uno mismo. La hipergamia tiene sus bases bien arraigadas en la psicología evolutiva.

La hipergamia está especialmente presente en el sector femenino, lo que se traduce en una búsqueda constante del mejor hombre posible que su capacidad de atracción le pueda brindar, esto independientemente de si ya cuenta con una pareja o no.

¿Cómo se aplica esto a tu vida diaria?

Todas y cada una de las mujeres heterosexuales que conoces (o por lo menos 90%) se mantendrán en la búsqueda de un hombre que sea de un mayor estatus (+Alfa) se encuentren en una relación con alguien más o no (si, esto incluye a tu novia), ESPECIALMENTE durante los años en los que su capacidad de atraer una potencial pareja es mayor gracias a su apariencia física (18–25 años).

Solamente ponte a reflexionar esto unos instantes; cuantas mujeres han engañado a sus maridos que las mantienen pero que son débiles y/o femeninos (Beta) con el “Rockstar” que no tiene tanto poder económico (y lo que tienen lo gasta en alcohol y drogas), pero que es totalmente masculino y dominante (Alfa). O el clásico caso de la mujer que engaña a su novio con el mejor amigo del sujeto.

Aunque pudiese parecer así, las mujeres NO son las culpables. Es su naturaleza, implantada desde su ADN. Es psicología evolutiva.

Una mujer siempre se encontrará en búsqueda de un ADN de mejor calidad para su descendencia (en sus años fértiles), y ya sea que lo quiera ella o no, su respuesta sexual será más fuerte hacia la de un hombre de buenos genes (o que aparente tener buenos genes) en comparación con la que obtiene en presencia de un hombre que demuestre mala genética (ej. débil), especialmente en los días en los que se encuentra más predispuesta a preñarse (los días en los que está en su punto fértil más alto).

Desde un punto de vista primitivo y evolutivo, una mujer busca dos cosas básicas en el hombre: 1) Buenos genes y 2) Capacidad de proveer/proteger.

Buenos genes = Hijos sanos y con mayor potencial de conservar y promover su código genético (debido a su posterior reproducción con su correspondiente pareja).

Capacidad de proveer/proteger = Asegurarse de que sus hijos alcancen la edad adecuada para reproducirse.

Cabe aclarar, que estos dos factores no necesitan ser adquiridos mediante un solo individuo. Puede ser que un hombre provea a la mujer con el material genético necesario (el hombre Alfa) mientras que otro provea la protección, alimentación, y seguridad (el hombre Beta), y creo que de este tipo de escenarios ya hemos visto DEMASIADOS.

Es importante tener en cuenta que esta hipergamia ha existido desde tiempos inmemorables, pero se había mantenido oculta. En estas épocas, las mujeres eran de alguna manera “forzadas” a mantener una relación con un hombre a través del matrimonio lo que les aseguraba la protección y sustento (apoyo económico) que tanto ansiaban.

Además, muy pocas mujeres siquiera se atrevían a pensar en la idea de tener sexo con otro hombre que les pareciera sexualmente más atractivo, debido a las represalias socioeconómicas que esto pudiese representar (carecían de oportunidades para trabajar).

Posteriormente, y gracias a la famosa “liberación femenina”, esta hipergamia comenzó a volverse más abierta y evidente. Lo que ha sido en GRAN parte la causa del incremento en divorcios, aventuras extramaritales, y madres solteras.

Las mujeres ya no necesitan de estar con un hombre que les suministre un apoyo económico y/o protección para su prole. Ahora ellas pueden decidir libremente si quieren seguir o no con la relación sin represalia alguna.

Algunos claros ejemplos de canales en los que se presenta o se alienta abiertamente la hipergamia femenina son:

  • Redes sociales. Una mujer puede estar recibiendo múltiples mensajes, comentarios, o “likes” de diferentes prospectos de los cuales puede seleccionar, y que, a su vez, distorsionan su valor REAL en cuanto al mercado sexual (nivel de atractivo).
  • Citas en Línea. Que mejor ejemplo que el de las citas en línea. Múltiples prospectos para calificar, y todos mandándole cumplidos y alabándola DIARIAMENTE.
  • Centros Nocturnos. Existen mujeres que ni siquiera van con planes de conseguirse un galán para la noche, únicamente van a evaluar su potencial para atraer hombres de alto estatus (pero si de pura casualidad se aparece un hombre lo suficientemente alto en estatus, los planes pueden cambiar).
  • Medios masivos de comunicación. La clase de medios de comunicación que distribuyen mensajes a las mujeres del tipo: “Usa tus 20s para salir con varios hombres, disfruta, y diviértete con esos chicos malos que tanto te gustan. Cuando te acerques a los 30s mejor búscate un hombre tranquilo, que te entienda, te ayude en la casa, y te mantenga para que puedas dedicarte a cuidar de tus hijos, y porque no, salir con tus amigas o practicar el pasatiempo que te plazca” (lo que en términos más simples significa: fornica con todos los hombres Alfa que puedas y consíguete a un Beta que te mantenga cuando tu apariencia física, y, por lo tanto, capacidad de atracción, comience a decaer).

Debido a estos canales que promueven la hipergamia abiertamente y sin restricciones, la mayoría de los jóvenes dan por sentado lo que el matriarcado quiere que crean: “búscate un trabajo estable, cásate con tu media naranja (preferentemente una mujer de tu edad ya que si te involucras con una mujer 5 años menor que tú eres un depravado), ten hijos, y mantén a tu familia……. Ah y recuerda firmar bien ese acuerdo de matrimonio eh, no vayas a dejar a tu esposa e hijos desamparados en caso de que tú mujer decida descuidarse y engordar (lo que casi nunca sucede) o que no la satisfagas sexualmente como antes y decida cambiarte por otro hombre”.

No te dejes engañar, acepta esta hipergamia como lo que es, y trabaja todos los días por demostrarle a tu mujer (en caso de que estés envuelto en una relación formal) de que eres un hombre masculino, dominante, y con opciones (puedes atraer a otras mujeres si así lo quisieras).

La manera más fácil de mantenerte en la mira de otras mujeres, y, por lo tanto, de tu mujer actual, es mediante la optimización de tu atractivo y tu magnetismo personal.

Lo se mi hermano, y te entiendo, esta es una verdad difícil de tragar, pero lo quieras o no, la verdad es la verdad.

A partir de hoy, y aunque trates de evitarlo, verás esta tendencia de las mujeres hacia la hipergamia en todos lados.

Débiles figuras paternas (padres beta).

Un padre Beta (débil y/o femenino) puede ser una influencia igual o peor que el de las madres solteras.

Por lo menos en el caso de las madres solteras, el niño puede tomar la figura referente masculina de otro individuo (ej. tío, maestro, mentor, libros, etc.). En la situación en la que un padre Beta le inculca los mismos principios que él ha creído toda su vida (los principios que lo hicieron beta) y/o que personifica la figura femenina de la relación matrimonial (es sumiso ante su esposa), la referencia, y por ende, enseñanzas que puede adquirir el niño, son reforzadas día con día.

Esta relación inter-genero distorsionada entre sus padres, solo puede ocasionarle al niño percepciones equivocadas de lo que es ser un hombre y de cómo comportarse en presencia de las mujeres. Además, esta personalidad sumisa, puede provocar una disminución de su desempeño en la vida (siendo pasivo y reactivo en lugar de dominante y proactivo).

Distracciones tecnológicas

La tecnología puede ser un arma de doble filo. Todo depende de cómo se utilice.

Vivimos en unos tiempos maravillosos en los que, gracias al internet, toda la información que pudiésemos necesitar está a nuestra disposición.

Podemos conectarnos con gente del otro lado del mundo en segundos, e interactuar con ellos a través de las distintas redes sociales.

El lado “negativo” de esta tecnología, es que estamos perdiendo contacto con la realidad y gastando cada vez más y más tiempo interactuando con dispositivos electrónicos en comparación con personas reales (cara a cara).

Estas distracciones tecnológicas, nos sirven para atenuar y olvidar la realidad, pero al mismo tiempo nos alejan de ella.

Este distanciamiento de la vida real ha provocado, que, los hombres que han crecido durante el desarrollo de estas innovaciones (ej. Millennials), pasen demasiado tiempo en el mundo virtual en lugar del mundo que los rodea.

Ya hasta se la pasan persiguiendo “animales” inexistentes en el mundo gracias a la nueva aplicación “Pokemon Go (la cual realmente no esta tan mal, por lo menos en esta app una parte está basada en el mundo real).

Ejemplos de distracciones tecnológicas incluyen:

  • Pornografía.
  • Youtube (videos NO informativos).
  • Películas y/o series de TV (Netflix).
  • Realidad virtual.

Obviamente, y a excepción de la pornografía (entre menos mejor), el veneno está en la dosis.

No se trata de evitar estas distracciones, de lo que estoy hablando aquí es de su uso EXCESIVO.

Todo con moderación.

En tanto te la pases produciendo (crear, trabajar, inventar) o aprendiendo (leer, videos informativos, podcasts) más de lo que consumes (televisión, Netflix, videojuegos) te encontraras del lado seguro.

El punto aquí, es no perderse en estas distracciones y descuidar lo que realmente importa.

Como reencontrar el balance

Entonces, teniendo en cuenta, que la problemática es que el mundo está enriqueciéndose cada vez más de lo femenino y careciendo de lo masculino.

¿Cómo podemos reencontrar el balance a nivel social entre los dos polos (masculino y femenino)?

¿Cómo puedes TU reencontrar tu verdadero potencial si estabas ciego a estas verdades?

¿Cómo pueden explotar su verdadero potencial estos niños perdidos?

Aceptando la verdadera realidad.

Tan pronto aceptes la situación descrita previamente, y cada uno de sus componentes, te será más fácil comenzar a cambiar si es que así lo necesitas.

Si no se acepta el problema, no se puede trabajar en el para solucionarlo.

Adoptando una masculinidad positiva

Si vas a tomar solo una cosa de este artículo, esta es la más importante:

Abraza tu masculinidad.

No permitas que la imperativa femenina que abunda en esta sociedad te convierta en una Ovejita, cuando tienes todo el potencial para ser un León.

Recuerda que el componente más importante de la masculinidad es hacer lo que tú quieras y que para atraer a las mujeres femeninas que tanto te gustan, no necesitas ser un “niño bueno” (Beta), sino que DEBES abrazar tu masculinidad y convertirte en su polo opuesto (Alfa).

Modelos masculinos hay muchos, obsérvalos, estúdialos, y adáptalos a tu propia personalidad (ej. James Bond).

Se alguien positivamente dominante (especialmente con las mujeres), muestra un lenguaje corporal Alfa, y optimiza tu atractivo masculino para ganar esa confianza cruda y verdadera que tanto necesitas.

Domina tus miedos, tus mujeres, y metas personales.

Domina tu vida. Retoma el control.

Núcleo familiar

Aunque puede sonar muy idealista, el núcleo familiar tiene que regresar.

El tener un montón de padres solteros TAMPOCO es la respuesta.

Todo niño, ya sea hombre o mujer, necesita el apoyo y referencia de ambas figuras, tanto la masculina como la femenina para desarrollarse correctamente.

Para ello, una mujer femenina y un hombre masculino deben unirse con la plena intención de formar una familia.

Una vez los niños hayan completado su desarrollo físico, cerebral, y sexual (aprox. Después de los 18 años) la pareja en cuestión puede hacer lo que desee (ya sea seguir juntos o no).

Creo que un núcleo familiar sano (el padre es masculino y la madre femenina) es un aspecto crucial en el correcto desenvolvimiento del niño en la sociedad, y de la correspondiente satisfacción de su vida en general.

Por razones obvias, puede que esto no sea posible (ej. divorcio).

Lo que sí es posible, es de alguna manera “suplementar” a esta figura faltante ya sea con algún familiar o amigo/amiga de confianza.

Mentoría

Este punto va atado al anterior, pero va más enfocado a adolescentes y adultos.

Si por cualquier razón no tuviste o tienes una figura masculina de la cual aprender (tienes un padre beta, o tu padre no estuvo allí), busca alguien que pueda enseñarte lo que significa ser un hombre y cómo comportarte si quieres ser respetado como tal (en especial por las féminas).

Busca un mentor.

Este mentor puede llegarte en la forma de libros (como lo fue para mí), pero idealmente, debe ser una persona con la puedas interactuar y preguntar.

Ejemplos de mentores de los que pudieses aprender:

  • Tío.
  • Maestro de clase.
  • Jefe de trabajo.
  • Amigo con mayor experiencia.

En sí, este mentor, debe de ser mayor que tú (edad y/o experiencia en un tema), y debe de haber alcanzado algo que tú quieras lograr (dinero, mujeres, estado físico), y, que por lo tanto, puedas aprender.

En mi caso, afortunadamente me toco tener un padre masculino, sin embargo, mis padres se divorciaron en mi adolescencia.

A partir de este suceso, deje de verlo frecuentemente, por lo que su presencia y lo que pudiese enseñarme, no fue transmitido como debiese.

Es por esto que mis mentores han sido los libros, jefes de trabajo, y algunos maestros, de los cuales, he aprendido información valiosa que me ha ayudado a convertirme en el hombre que soy al día de hoy.

Recuerda, no te creas el que “se las sabe todas”.

Entre más aprendas te darás cuenta de TODO lo demás que te falta por aprender.

Conclusiones

  • Muchos niños que nacieron alrededor del nuevo milenio (“millennials”) y los que siguen llegando en estas generaciones, crecen con percepciones distorsionadas de lo que es ser y comportarse como un hombre de verdad, esto debido en demasía a las influencias sociales basadas en la una imperativa femenina, la cual ha trasformado a gran parte de la sociedad mundial en un Matriarcado.
  • La falta de hombres reales, aunado al aumento de mujeres feministas y/o que demuestran su hipergamia abiertamente, ha provocado que el núcleo familiar en el que se basa una sociedad estructurada, se vea como algo “opcional”, y que, por lo mismo, no se trate de preservar.
  • Los niños que crecen en un ambiente sin una figura paterna masculina (sin padre o con padre Beta/Sumiso) generalmente desarrollan una percepción equivocada de cómo comportarse en frente de otras personas, especialmente enfrente de las mujeres.
  • Al ser el género masculino el responsable de la mayoría de los avances tecnológicos y sociales que han impulsado nuestra realidad actual, es MUY importante reestablecer los roles que debe adoptar este sector poblacional para optimizar su potencial creativo, productivo, y de liderazgo.
  • Si el núcleo familiar no puede ser reestablecido, otras estrategias deberán emplearse (ej. mentoria) si se quieren seguir generando hombres que tengan las agallas como para crear y producir valor en la sociedad. Nuestra sociedad NECESITA hombres verdaderos que dejen el mundo mejor de cómo lo encontraron en cuantas maneras les sea posible.
  • El formar hombres masculinos y mujeres femeninas que acepten y adopten los roles que les corresponden, solamente puede generar resultados positivos, ya que estos roles no son impuestos, sino que han sido determinados a través de miles de años de evolución, lo que lo convierte en un esquema que ha sido puesto a prueba durante cientos de años, y el resultado lo podemos ver todos los días en los avances tecnológicos y culturales en áreas diversas (medicina, información, manufactura, etc.).

Originalmente publicado en www.elhombresuperior.com.