Semarnat aprueba y luego desaprueba permisos que podrían afectar a la vaquita marina

Hay 2 gacetas y 2 resolutivos, uno aprobado, otro negado, y la última versión de Semarnat es que nunca se aprobó, situación benéfica para la vaquita marina pero que hace dudar de cuál es el real

Hace unos días dimos cuenta que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) había autorizado en materia de impacto ambiental, la pesca de 28 especies marinas mediante el uso de redes no selectivas en el Área Natural Protegida Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, hábitat de la vaquita marina y el pez totoaba, ambos en peligro de extinción, sin embargo, días después de que se conociera esto, la misma Secretaría volvió a emitir otro resolutivo en contra de todo procedimiento, pero esta vez negando la autorización.

Contraviniendo la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y su reglamento en materia de evaluación de evaluación de impacto ambiental, así como la ley Federal de Procedimiento Administrativo, la Secretaría emitió una resolución positiva y después otra negativa, modificando inclusive archivos oficiales que se podían descargar en su página, para ello vale la pena recapitular cómo fue que sucedió esta irregularidad.

El 26 de noviembre del 2015 se publicó –como es de costumbre todos los jueves– en la Gaceta No. DGIRA 049/15 el ingreso de la manifestación de impacto ambiental (MIA) del proyecto MIA-R PARA LA PESCA RIBEREÑA RESPONSABLE EN LA RESERVA DE LA BIOSFERA ALTO GOLFO DE CALIFORNIA Y DELTA DEL RÍO COLORADO ALTO GOLFO DE CALIFORNIA (clave 02BC2015PD048). La MIA quedó a disposición a través del sitio web de Semarnat. EL 18 de diciembre del 2015 la dependencia a través del titular de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental, Alfonso Flores Ramírez, emitió un resolutivo el cual queda “Aprobado de manera condicionada”. Este se puede consultar en: https://goo.gl/MhWUFq y se puede constaar que tiene el número de oficio S.G.P.A./D.G.I.R.A./D.G./08723. Después, el 7 de enero de 2016 se publica en la gaceta de esa semana No. DGIRA/001/16 en donde se lee bajo el listado de resolutivos aprobados que el proyecto es aprobado por 5 años (https://goo.gl/Jec0nQ).

Hasta aquí el procedimiento administrativo iba por el camino correcto, todo “normal”, sin embargo, una autorización así resulta perjudicial para la vaquita marina, y por ello decidimos dar a conocer esta situación en el Centro para la Diversidad Biológica a través de un comunicado de prensa. Toda vez que el permiso se había otorgado para capturar 28 especies marinas en la región como camarón y peces como la corvina, chano, sierra, lenguado, tiburones y mantarrayas, entre otras, y en la pesca de éstas se utilizan redes pesqueras llamadas chinchorros, que han llevado a la vaquita marina casi a la extinción. Este tipo de redes también se usan ilegalmente para capturar totoaba, también en riesgo de extinción. Esa autorización permite actividades pesqueras una vez que finalice la veda vigente, a pesar de la recomendación de científicos de hacerla permanente.

Sin embargo, unos días después, el jueves 14 de enero del 2016, la Semarnat cambia el archivo de la gaceta No. DGIRA/001/16 de su sitio de internet, señalando ahora que el permiso del mismo proyecto (clave 02BC2015PD048) “no aplica”, es decir, no se autoriza. Este archivo sigue en la página de la secretaría y se puede consultar en: http://sinat.semarnat.gob.mx/Gacetas/archivos2016/gaceta_01-16.pdf Bueno, ya señaló la Semarnat a través de la gaceta, medio oficial, que si se aprueba, y después que no se aprueba, y para ello generaron dos archivos de la gaceta No. 001/16. ¿Y el “papelito” donde dice que no se autoriza dónde está? Ah pues ya lo emitieron también, y lo “subieron” a su página de internet, con el mismo número de oficio que el que dice que si se autoriza, el S.G.P.A./D.G.I.R.A./D.G./08723. Esto fue el 28 de enero y se puede descargar del sitio “oficial”: http://apps1.semarnat.gob.mx/dgiraDocs/documentos/bc/resolutivos/2015/02BC2015PD048.pdf

Así pues, hay 2 gacetas y 2 resolutivos, uno aprobado, otro negado, y la última versión de Semarnat es que nunca se aprobó, situación benéfica para la vaquita marina pero que hace dudar de cuál es el real. Es por ello que los documentos “oficiales” están en los enlaces anteriores, donde se puede observar y comparar las versiones, el antes y el después. Mientras tanto, lo que la Semarnat sostiene es que nunca se aprobaron y que lo que hay en su página es lo oficial. No obstante, si se descargan los archivos, es fácil darse cuenta en las propiedades de los documentos que tienen fecha de creación el 14 y 28 de enero del 2016, es decir fechas posteriores a los otros donde sí se aprueba.

Lo anterior genera muchas preguntas en cuanto a las formas de aprobar manifestaciones de impacto ambiental. ¿Qué criterios se toman realmente para aprobar y desaprobar proyectos? ¿Siempre se hacen 2 resolutivos, uno donde se aprueba y otro donde se niega el proyecto? ¿Cuántas veces ha sucedido esto y nos nos damos cuenta? ¿Qué certeza hay tanto para la ciudadanía como para los promoventes el que existan estos movimientos contra todo procedimiento? De por sí el procedimiento de evaluación de impacto ambiental ha sido muy cuestionado, ahora hay que agregarle este tipo de movimientos esquizofrénicos por parte de la Semarnat.


Originally published at www.bcsnoticias.mx on February 22, 2016.