El por qué de todo esto

Y entonces vino el gran “¡BAM!

¡Hola! Soy Alex y soy lesbiana, 36 años, trabajo en el sector de la tecnología. Soy friki. Es aquí en donde todo mundo a mi imaginario alrededor dice “¡Hola, Alex”, luego a bien, el imaginario monitor que dirige la sesión me preguntaría.

“¿Por qué estás aquí?”

Y lo primero que me viene a la mente es que soy una enamorada empedernida. Me gustaría enamorarme nada más enamorarme del amor como hacen algunas tantas, pero no. ¡NO!

Sucede que me enamoro de una persona y me enterco. No creo en “The one” o “La persona destinada” o la “media fruta” que sea. Pero soy terca, mucho. Lo cual, no es de sorprender que me traiga tantos problemas como beneficios.

¿Por qué después de haber tenido 7 novias me da la gana escribir sobre este amor trágico-comédico-absurdico-musical? Bueno, es que antes no había medium y aparte, no quiero pagar un psicólogo, quiero comprarme un nintendo switch.

Así que la otra opción es contar la historia para desahogarme. Por que sí, señores, esta es una historia real. No le pasó a la amiga de una amiga, me pasó a mi con su absurdo y tontería y ahora usté, estimado lector será testigo.

Si el chocolate no me hiciera engordar, me enamoraría mejor de él.

Hasta lueguito.