Aprende a decir que no, mantén el foco

Unos de los errores frecuentes que cometemos los emprendedores es a menudo, distraernos en proyectos paralelos o bifurcaciones de la idea principal de nuestro proyecto.

Es bastante fácil, y yo he pasado por ello, que cuando uno arranca un proyecto y empieza a prestar servicios a clientes, alguno le lance la consulta “ Y tu no me podrás hacer esto también “ y tu en un afán de recaudar cuanto mas dinero mejor, aceptas y terminas prostituyendo y alejándote de tu objetivo.

Esto generalmente y en mi experiencia, hace que terminas invirtiendo tiempo, dinero, y terminas desespecializandote. En definitiva, te termina saliendo caro y puede que sea el principio del fin.

También es importante y que analices dentro de los servicios que prestas cuales son los de mayor rentabilidad y demanda por parte de tus clientes. Focalizate en esos.

Te puede pasar que también, sin darte cuenta tus clientes te estén demandando un servicio que no prestas y que quizás, deberías pivotar tu estrategia. Eso suele pasar sobre todo al principio, cuando no tienes claramente definido tu plan de negocio, o ni siquiera tienes uno.

De hecho, lo que vendes, o los servicios que prestes, deberían poder resumirse en 2 o 3 palabras máximo, si no quieres terminar convirtiéndote en un bazar.

Ademas si logras especializarte, normalmente podrás destacar, diferenciarte, y seguramente podrás cobrar mas por aquello que realmente sepas hacer bien.

A nivel de marketing, también es una ventaja, porque es mas fácil promocionar, explicar y vender lo que haces si es algo bastante concreto.

En definitiva, céntrate, eso te ayudará a lograr mas rápidamente tu objetivos.