No olvides el contrato

Cuando emprendes lejos de un ecosistema de personas y proyectos que comparten el mismo interés que tu por crear y desarrollar negocios, emprender es un largo camino donde asumes la posición de alumno autodidacta que se va comiendo los errores a la vez que aprendes.

Hay un elemento, para mi crítico, que muchas veces se obvia con el afán de captar tus primeros clientes : El contrato.

Muchos pasaréis por alto el contrato porque pensaréis que se trata de un cliente de confianza, o que es un proyecto menor y no debería haber ningún tipo de problema. Pero es que justamente el contrato esta para eso, para los problemas. Si todo va bien, nunca se acudirá a revisar un supuesto contrato, ahora, si aparecen los problemas, se acabará la confianza, la amistad, la agradable comunicación, y reinará la controversia y el tu me dijiste, el yo te dije. En ese momento es clave el contrato. Definirá claramente que elementos se pactaron, que hay que hacer si surge esta situación y cómo resolverlo.

Muchas veces he escuchado a abogados decir que la gente debería siempre firmar un contrato antes de casarse para definir qué pasaría en el caso de que se divorcien. Evidentemente no lo hace nadie…

Confianza

Además un contrato nunca debería ser sinónimo de desconfianza, sino todo lo contrario, debería ser sinónimo de profesionalidad.

No solo reflejará que ocurre en el caso del incumplimiento del cliente, sino de nosotros como proveedores, de este modo nuestro cliente entenderá que se trata de un marco donde se documenta cómo se va a proceder a prestar el servicio, con qué condiciones y con qué garantías.

Por el contrario, alguien que no esté dispuesto a firmar un contrato ( en general ) debe ser señal de desconfianza

Impagos

En caso de impago, con el contrato, y junto a la factura de servicios impagada, podrás celebrar un proceso monitorio, una especie de arbitraje legal, en el que pueda reclamar las cantidades debidas de una forma bastante ágil,eficaz y económica.

No soy abogado ni he estudiado derecho

Eso realmente poco importa, porque se trata de reflejar en un documento las condiciones y las garantías de la relación profesional. Evidentemente si la cuantía del producto o servicio es elevada, es altamente recomendable que lo revise un abogado para asegurarnos de que estemos correctamente protegidos. También es interesante y aconsejable en el caso de que vayamos a usar el mismo contrato para muchos clientes.

Sin ser un abogado y con el fin de mantener el formato de mis publicaciones ( que se pueden leer en menos de 5 minutos ) publicaré en otra publicación que elementos me parecen importantes reflejar en mi contrato.

Si te gustan mis publicaciones también me puedes seguir en twitter @alexbki