Y esa fue, la primera vez que se encontraban, tan diferentes a la vista, pero tan semejantes en su interior, el uno necesitaba del otro, pero aún no lo sabían…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.