¡PERDÓN PROFE!

Como mexicano, específicamente como universitario estresado, tenemos el “don” de dejar todo para el último momento.

¿Por qué?

Creo que ni nosotros mismos lo sabemos, simplemente es algo que se nos da muy bien, surge naturalmente.

Mientras los profes nos bombardean al final del semestre con exámenes, exposiciones y entregas, nosotros nos estamos relajadamente a ver series en Netflix, nos vamos de fiesta o pensamos que aún falta tiempo para la fecha de entrega.

Y siempre pasa lo mismo, un día antes de la entrega o el examen estamos desvelándonos, preocupados por el tiempo, pero eso sí, siempre con la esperanza de que nos iremos a dormir y al día siguiente nos levantaremos temprano a terminarlo.

Llegamos al punto de engañarnos a nosotros mismos, pero en fin, aquí me encuentro yo, en plena madrugada, con sueño y hambre, escribiendo mi blog, por eso,¡ perdón profe!, por dejar todo para el último momento, pero al parecer las ideas son mejores cuando estas bajo presión, pero fuera de todo esto, quiero agradecerle todo lo que me enseño y gracias por inculcarme este habito de escribir, al principio me parecía muy tedioso y se me complicaba, pero ahora es más sencillo, por las técnicas y consejos que nos daba, aparte de que siempre nos apoyaba y hacía de sus clases de las más divertidas.

No prometo dejar la costumbre de hacer todo para el último momento pero al menos puedo asegurarle que no tendré mas faltas de ortografía, por esto y más… ¡Gracias profe!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.