PHIGITAL, el reino de lo omnipresente.

Estás leyendo un post en un blog, continuas viendo un vídeo y finalmente posteas, en alguna de tus redes la foto del café que te acompaña en este momento.

Esa confluencia de lo online con lo offline donde todos y cada uno de nosotros vivimos las ventajas de una realidad virtual, creando un mundo donde cualquier experiencia, evento o planteamiento no entiende su existencia sin una bajada física conectada a lo digital o viceversa. Eso es lo que hoy llamamos:

Según Arnold Gehlen, los seres humanos podemos definirnos como seres de ¨superávit pulsional¨. Somos seres que podemos estar interesados por todo. Nada de lo que existe se sale sistemáticamente de los marcos o de los límites del interés humano.

Esta ha sido una de las ventajas comparativas para nuestra permanente evolución, tanto biológica, como social. Sin embargo, también nos genera problemas. El superávit pulsional, termina siendo una restricción cuando la tecnología y la innovación generan un Superávit de estímulos.

Las marcas sufren en este ambiente. Los políticos también.Pero también están desorientados los maestros, los periodistas, los publicitarios, los Brand managers, los PR. Cualquiera que trabaje sobre la atención del otro sufre en la actualidad el síndrome de ¨la era Phigital¨.

Entonces, en este territorio de evolución permanente entre online /offline, pasamos de las historias contadas (storytelling) a las historias realizadas, (storydoing) de quienes construyen las historias a cómo las construyen (Brand youtubers, fandom en general) y una visión mucho más transmedia de la comunicación.

Y en este contexto los tiempos en los que Brand PR solo tomaba en cuenta a los medios y los influencers como elementos y recursos para la amplificación e impacto de una acción definitivamente pasaron a mejor vida. Los antiguos paradigmas, son obsoletos. Al menos bajo los mismo códigos en lo que se apoyaban hasta ahora (social PR; conferencias de prensa, gacetillas, influencers, eventos)

Hoy las audiencias vivencian las ventajas de una realidad virtual, donde la información, las experiencias y los contenidos de valor, son fundamentales para que ellos decidan relacionarse.

El Prosumidor (el consumidor que se vuelve productor de contenido) se aleja lo más posible de la spamización de contenidos de marca y reivindica la inversión de su tiempo a los contenidos de valor real.

Sabemos que la comunicación nunca podrá regirse por una lógica matemática (ALELUYA HERMANOS) sin embargo, intentando ensayar alguna ecuación que parezca razonable al BRAND PR de la era Phigital, podríamos mencionar ciertos factores como: la capacidad de inmediatez, la importancia de la escucha, el enfoque de comunidades frente a las grandes masas y el sentido común.

¿Y si nos tomamos un minuto y vivimos un poco de lo Phigital? De la mano de Magic Leap con ustedes ¨La realidad Mixta¨, una tecnología que nos permitirá en el futuro más cercano, mezclar nuestra realidad a través de gafas normales (detalle adorable) con realidad aumentada. Estemos donde estemos, hagamos lo que hagamos, vamos a tener la oportunidad de disfrutar de cualquier mundo, lugar o experiencia como más nos guste. Amazing no?

En mitad de toda esta apasionante montaña rusa de evolución, si algo no parece que vaya a cambiar es la necesidad de contar grandes historias, con un detalle no menor: los superhéroes, exploradores o supervillanos de ellas nos tendrán como protagonistas.

Bienvenidos al reino de lo OMNIPRESENTE.