Sin forma y fondo

El reto de los partidos políticos es enorme, ante la creciente demanda de ciudadanos que gobiernen con un único compromiso: la gente. Más que candidatos ciudadanos o políticos sin partido falta ideología; sin ella, quien este al mando gobernará a la derivaba. Buscamos lograr milagros economicos apartir de candidatos populares, mesiánicos o jóvenes, generalmente caemos en el error de pensar que si alguien cambia de partido político en automatico se convertira en un ente capaza de resolver la mediocridad del pueblo, no queremos esforazarnos para que nos gobiernen mejor, cada día nos gusta pensar menos y que tomen desiciones por nosotros; nos es más faciíl repartir la culpa a los encargados del sistema que cargar la pesada responsabilidad de preguntarnos ¿Que estamos haciendo mal para seguir así? La oportunidad de cambiar el destino de nuestra región sigue estando en nosotros mismo, podemos romper el paradigma ¡vaya palabra trillada! de tener el Gobierno que merecemos, merecemos lo mejor nos lo hemos ganado.

Nos leemos en la siguiente.