Cómo hacer render más impactantes (Parte 2: Preparación)

2. Preparación

Cuando vamos a hacer un render hay que tener en cuenta que no solo es soltar nuestro modelo en un escenario y apretar “Render”. Debemos darnos nuestro tiempo para preparar nuestra escena. Tómenlo como una inversión: a mayor tiempo y calidad invertidos en la preparación, mejores resultados tendrán. Algo así como la semana entera que pasé lijando, resanando y pintando las piezas impresas que les había contado.

En mi caso trabajo mayormente con Inventor y 3DS Max. Mi flujo de trabajo consiste en primero generar el modelo 3D en Inventor.

Suelo tener dos modelos distintos: uno para documentación y otro para renderizado. ¿Por qué? Porque hay algunos truquillos que permiten dar una mejor presentación a la hora de hacer el render, que no necesariamente son elementos que pertenecen al modelo de producción.

Modelado 3D inicial

Recordemos que NADA en este mundo dobla a 90º. Y si no me creen compruébenlo ustedes mismos y verán que todo tiene un leve redondeo; así que un buen truco es hacer unos redondeos más pronunciados, o unos chaflanes por aquí u otro por allá, los cuales harán que la luz y las sombras tengas mayor naturalidad y una percepción más realista al ser interpretados por los cálculos del motor de renderizado.

De ahí suelo importar mi modelo de Inventor en una escena vacía en 3DS Max. Así puedo ir aplicando materiales concretos a las piezas sin tener distracciones de los elementos del escenario. Una vez que está definido en cuanto a materiales y texturas, importo ese archivo de 3ds Max a una escena que ya tengo preestablecida con los demás elementos: ciclorama, luces, cámaras.

Modelo 3D con materiales básicos

Si aún no dominan el tema de las luces y parámetros de iluminación avanzados, algunos softwares ya incluyen escenarios por default que dan muy buenos resultados sin tener que quebrarse la cabeza en realizar muchos ajustes.