Esta tarde llevamos a nuestro hijo al cine a ver Hotel Transilvania 2, pero no quiero hablar de lo divertida que es la película, sino de algo que, a mi esposa y a mi, nos pareció de muy mal gusto.

En una de las escenas aparece un personaje con un pastel en la mano diciendo: «recuerden no comer tantos pasteles, porque el monstruo más feo es la diabetes». ¿Qué les pasa? Mi hijo, al ser diabético, se vio muy afectado por dichas palabras, se sintió tan ofendido que me preguntó: ¿Entonces, papá, soy un monstruo? – no hijo, le dije, el problema es que los que hicieron la película son unos ignorantes.

El tema no es algo menor, de hecho, es una gran burla para los millones de niños guerreros que luchan día con día contra su enfermedad para seguir viviendo. Papá ¿Qué pasa si mis compañeros del colegio ven la película y comienzan a llamarme monstruo? … ¿Qué le contestas?, ¿Cómo le explicas a un niño que lo tienes que inyectar mínimo 4 veces al día que, contrario a lo que piensan los guionistas, él no es un monstruo?

Señores productores, guionistas, actores de doblaje: Nosotros no pedimos la diabetes, tampoco la causamos; de hecho, su enfermedad no pudo haber sido prevenida, ni existe algo que hayamos podido hacer diferente para que evitar que la tuviera.

Si van a usar sus películas para enviar un mensaje, entiendan la gran diferencia que existe entre diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2. La primera no se previene, naces con ella; la segunda, por el contrario si es provocada, principalmente por malos hábitos alimenticios.

ENTIENDAN LA DIFERENCIA, porque a causa de su ignorancia hoy un niño lloró mucho, hoy un niño fue ofendido y estoy seguro que, en los días posteriores, millones de niños diabéticos que vean esa película también se sentirán agredidos por su gran ignorancia, por su indiferencia y por la negligencia tan grande que han cometido.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alfredo Juárez’s story.