No sé que necesites pero yo te ofrezco mis ratos libres para averiguarlo, tampoco sé por cuanto tiempo, te propongo que juntos lo decidamos.

Te propongo una dinámica.

El placer de compartir lo que nos sobra

Llevo un rato reflexionando cómo me pasan los días, cómo se me van las horas; buscando algo que hacer con esta soledad me he descuidado, tratando de entregar lo que no tengo, de ser lo que no quiero. ¿Tú que has hecho? ¿Cómo haces para que funcione el trabajo, los amigos, los pasatiempos…? Cuesta trabajo hacer lo que uno quiere y entre todo eso, encontrar una persona que no pretenda ser de nuestra vida el todo sino parte de.

Te propongo que tengas conmigo una dinámica, no más que eso. Que quede claro que tampoco será una aventura; aunque no pretendo enamorarme ni espero que tú de mi lo hagas. ¿Qué dices si intercambiemos un par de horas muertas?. Tengo un montón de noches que — para variar — estaría dispuesta a pasar escuchando otros sueños, los que quieres hacer realidad y aquellos que ya consideras frustrados.

Ven, te invito a escapar un rato de todo lo que te rodea, de todo eso que nada tiene que ver conmigo, te propongo que seamos más de lo que hemos sido, y al mismo tiempo a no ser nada. No pretendo que seas mío más allá de esta puerta, no espero de ti nada más que el hecho de que de conmigo tampoco te hagas grandes ilusiones.

Dame tu horas muertas, esas que no les han alcanzado a ellas, esas horas que te sobran. Yo te regalo las mías, úsalas, llena los huecos de mi agenda con tu sonrisa, tus fantasías y las historias que quieras contarme. Comparte conmigo sólo instantes, recuerdos, momentos pero asegúrate que al irte no te lleves nada, prometo tampoco conservar algo que sea tuyo.

Sin construir puentes entre nosotros compartamos un tiempo fuera, aclaremos las expectativas, seamos honestos y hagamos con el tiempo del otro lo que se acuerde mutuamente. Sé conmigo lo que siempre has querido, déjame conocer esa parte de ti que no te permites en público, puede que yo te muestre también un par de cosas que normalmente no me atrevo.

Tengamos una dinámica en la que la intimidad rebase nuestros cuerpos, aprendamos juntos a ser cada quien lo que necesita, recupera conmigo lo que se te ha ido perdiendo con el tiempo, deja que entre tus brazos yo me libere de todo eso que no has causado. No sé que necesites pero yo te ofrezco mis ratos libres para averiguarlo, tampoco sé por cuanto tiempo, te propongo que juntos lo decidamos.

Acumula tus sobras con las mías y hagamos de nuestras horas muertas lo que nos de la gana, te propongo una dinámica: seamos juntos cada quien lo que siempre ha querido con el riesgo de que con el tiempo aprendamos a disfrutarlo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.