Muchos caminos

  1. Dos caminos? No.
  2. La imposición de la Junta de Control Fiscal SÍ se puede — y se debe — resistir, no importa cuál sea la visión de status que uno tenga. Esto—resistir—se puede hacer independientemente de otras convicciones políticas. Hay hasta estadistas que rechazan la Junta. No es tan sencillo como sermonear a los que protestan con que, por parafrasear aquí, o exiges independencia o vete a tu casa, llorón.
  3. Indignarse por la Junta y por recortes a programas federales como el PAN son dos posiciones que SÍ son compatibles, contrario a su opinión burguesa. Hay miles de palabras para desmenuzar todo esto pero no nos distraigamos mucho por ahora. Sí, se puede tratar de exprimirle unas migajas al estado mientras que a la misma vez tratas de imaginar otro futuro—eso no es tan difícil de entender y de hecho, es hasta sensible como estrategia. A veces no hay otra opción, además. Esta exigencia de que es o una cosa o la otra son lujos que solamente unos privilegiados se pueden dar.
  4. Ya sabemos que a Mayra no le gustan las protestas. Mucho desorden y mucho enmascarado. Pero la frase, “no se puede atosigar en dos días, con pataletas y enmascarados” es…o una falta de precisión periodística o es desorientar al lector adrede. Las protestas llevan tiempo y las movilizaciones llevan tiempo. Eso no se cuece en dos días y no sé si ella dice eso porque simplemente no se entera o porque simplemente quiere despolitizar y desmerecer a la protesta.
  5. Parece que no le gusta que le digan que se equivoca y entonces ataca a los que se oponen a la Junta de “fascistas:” “Como no hay análisis, solo hervor y gritería, cualquier voz disidente es víctima de descalificaciones e insultos, a la manera fascista.” Perdón, pero en PR hay mucho análisis y mucho que PR ha iluminado e ilumina en demás geografías donde también se imponen gobiernos y planes de austeridad. Palabras de muchxs puertorriqueñxs han estado a la vanguardia del análisis anti-neoliberal.
  6. Ahora sí. Esto: “A la gran masa, al País en pleno, le fastidian los enmascarados porque esto no es la franja de Gaza, y porque aquí, culturalmente, el pueblo relaciona una cara enmascarada con el tipo que lo asalta en su casa.”
  7. Perdóneme Montero pero eso en la cita anterior es RA-CIS-MO 101. Comparar a los encapuchados con palestinos para manchar a ambos es deshumanizante y denigrante. Mucho que usted, Montero, podría aprender de Gaza y los palestinos—y mucho que todos debemos aprender de ellos.
  8. El anonimato es un derecho. Cada cual lucha como lo vea posible. Aquí no se tiene que venir a justificar si alguien se tapa la cara o no. Punto. Es un derecho reconocido universalmente y le correspondería a usted, como periodista, defenderlo. ¿Acaso usted nunca usa fuentes anónimas? ¿En El Nuevo Día no las usan? Hay muchas razones por las cuales alguien se quiera tapar la cara…
  9. De las razones más importantes por las cuales alguien se quiera tapar la cara está el hecho de que el periódico que le paga un sueldo a usted (y que usted pertenece a su junta) está allí auspiciando la conferencia en favor a PROMESA y también cubriendo esa noticia. Por ese mismo detallito—por ese conflicto de intereses—hay bastante razón por querer proteger el anonimato. Por protegerse, en realidad, de usted.