Brigadistas virtuales, héroes invisibles

¿Cómo ayudar? Esa es la pregunta que un mexicano tiene inscrita en su genética siempre que ve a su hermano mexicano sufrir. Y se la pregunta una, y otra, y otra, y otra vez. ¿Qué se tiene que hacer? ¿A dónde hay que ir? No importa que la respuesta sea algo que parece imposible, el corazón de México late muy fuerte y el esfuerzo colectivo lo hará posible. Un centro de acopio, donativos en especie, dinero, levantar piedras, apoyo psicológico, prestar tu casa. Mexicanos al grito de una guerra contra el desánimo y el dolor. Todos los que ayudan desde donde pueden ayudar, que dan ese extra que nadie les obligó a dar, en mi opinión, son héroes nacionales y dignos de celebrar como sociedad.

#FuerzaMéxico

Esta es mi experiencia personal como brigadista en el sismo del 19 de septiembre 😃

Ese día la Ciudad de México, de un segundo a otro, se convirtió en un caos total de sufrimiento, preocupación y desinformación.

En medio de todo el tumulto de hacer RT en Twitter y compartir sin pensar en Facebook porque “por si acaso sirve y vi que dice URGENTE”, y de estar pensando ‘¿Qué puedo hacer yo, que estoy en condiciones de ayudar?’, lo primero que me vino a la mente fue ir a centros de acopio a ayudar y donar. Dudando de si era donde mejor podía aportar, me tardaba en salir, y de repente, en un grupo de Whatsapp una amiga nos compartió:

http://comoayudar.mx

Revisé el sitio y de inmediato me puse a revisar la información para hacer algo. Por otro lado vi que mi universidad en sus cuentas de redes sociales publicó que abriría un centro de acopio muy grande, pero esta información no estaba en comoayudar.mx, entonces se me ocurrió enviárselas al correo que tenían publicado. Ahí fue cuando vi el iconito mágico y juguetón del octocat, la mascota de Github, la plataforma por excelencia de colaboración de proyectos de programación de todo tipo:

comoayudarmx en Github

Veamos: Deseo ayudar: ✔️. Conocimientos de programación: ✔️. ¡Encontré mi brigada de rescatistas 😄! Un mundo se me abrió al dar click en ese link y encontrar todo el código de la página disponible. Revisé los mensajes de lo que se necesitaba hacer con el sitio, y veía a gente como yo, con apodos raros que usamos solo en internet, proponiendo y compartiendo ideas geniales. Propuse integrar la información que tenía de mi universidad y me la aceptaron. Como vi reflejada mi aportación rápidamente y mucha actividad sobre las propuestas de mejorar el sitio, mi cerebro y mi corazón se aceleran porque pienso en que ahora sí, manos a la obra, este es el momento de ayudar desde donde más y mejor puedo aportar. Soy ingeniero en tecnologías de la información y un geek empedernido, y no se me había ocurrido hasta ese momento que mi lugar en todo esto era ser brigadista virtual.

Esto va a sonar raro, pero los programadores somos muy flojos y gracias a eso producimos mucho trabajo. Me explico: siempre estamos pensando en qué hacer para no hacer trabajo que no se tiene que hacer. Por eso buscamos automatizar todo, porque la mente humana está hecha para crear ideas, no para recordarlas o rutinariamente ejecutarlas sin sentido, ¡para eso están las computadoras! Con esta filosofía, se me ocurre que podemos hacer mucho más eficiente y sencilla la forma de recibir información en comoayudar.mx, con una encuesta en línea (Google Form) combinada con una hoja de cálculo de Google como base de datos (Google Spreadsheets).

Después me daría cuenta de que otras iniciativas muy buenas tomaron este camino también, al ser una forma increíblemente rápida de colaborar sin preocuparse por montar infraestructura. Estas tecnologías permiten a mucha gente trabajar al mismo tiempo sobre el mismo documento en tiempo real.

Encontré que ya tenían un canal de Slack (una excelente plataforma de comunicación para equipos de trabajo), y me meto a preguntar y conocer a los colaboradores. Fue parecido a entrar a un centro de acopio, ¡pero de ideas!

Propongo mi idea en el proyecto, se discute, y un colaborador (Sebastián Osorio) dice que él puede conectar esa información recibida directamente con el sitio web, también en tiempo real. Yo no tengo idea quién sea él, y no importa. Se conecta todo en solo unas horas, y la información empieza a llegar y a acomodarse instantáneamente en el sitio. ¡Éxito! La magia de todo esto, es que las propuestas se hacen construyendo el código desde antes, para que estén listas para integrarse si se aprueban. Otra persona propone un cambio de menú para que se más fácil de ver en un smartphone. Integrado ✔️. Alguien más propone una forma de mostrar la información en inglés y en español para que puedan ayudar globalmente. Integrado ✔️. Invito a mi mejor amigo y socio, @mariusbc, a participar y él propone mejoras en la traducción (y además hace un llamado para traer más programadores a la brigada). Integrado ✔️. D4RTHKRONE implementa un feed en vivo en colaboración con twinesocial.com para mostrar los hashtags relevantes en twitter ✔️. Veo también que el esfuerzo de los community managers en twitter, @comoayudarmx, es brutal y su participación vital para ayudar a la gente, y que hasta el presidente menciona el proyecto en televisión nacional.

Esta gran iniciativa fue idea de Eduardo Higareda, quien con gran liderazgo y humildad, lleva el proyecto actualmente. Al momento de escribir esto, van 66 colaboradores diferentes. Todos voluntarios, todos aportando y sumando a la inteligencia colectiva que permitió levantar este nexo de información útil a la velocidad de la luz. Estos son los héroes invisibles que quiero celebrar, que quiero que tomemos en cuenta para estar humildemente agradecidos y conscientes de lo mucho que aportan sin esperar nada a cambio, toda la gente que acudió al rescate de un hermano mexicano contribuyendo su creatividad y buena voluntad. Ninguno nos conocemos realmente, pero exactamente esta es la prueba para mí de que para que un proyecto avance rápidamente, hay que dejar de lado prejuicios, estatus sociales, diferencias de opinión, emociones negativas, ideas que no sumen. Solamente hay que dedicarse a una cosa: hacer, ayudar, dar la mano, y enfocar todo esto a una buena causa.

Obras son amores y no buenas razones.
voluntariodigital.org

El esfuerzo colectivo de las brigadas virtuales fue gigantesco, hay proyectos estupendos que se dedican a todo tipo de cosas, como publicar notas neutrales y objetivas (voluntariodigital.org), verificar información en sitio (#Verificado19s), mapear la ciudad con puntos estratégicos de ayuda y lugares de riesgo, integrar fuentes de datos oficiales(Google, NASA) y concentrando a más brigadistas virtuales con ganas de ayudar (CodeandoMéxico).

Hace poco me asocié con mi mejor amigo y emprendimos un proyecto de empresa enfocado en conectar el mundo tecnológico con cualquier persona o negocio que necesite algo de este mundo: Tesel.

tesel.mx

Entre otras cosas, ofrecemos capacitaciones a empresas sobre los productos que vendemos, uno de ellos es G Suite de Google, que incluye Gmail, Google Sheets, Google Forms, etc. para el ámbito corporativo, y exactamente estábamos a la mitad de una capacitación la semana en que ocurrió el temblor. Esta experiencia en comoayudar.mx cambió mi forma de ver este emprendimiento, si bien antes ya me apasionaba la idea de empoderar proyectos y personas mediante la tecnología, ahora entiendo que no es solamente una visión de negocio, sino que tiene un elemento social y humano muy importante.

Si te quedaste leyendo hasta el final, agradezco tu interés :) y te pido me ayudes a compartir este post para que alguien más conozca la historia de los brigadistas virtuales que ayudaron en el terremoto. Si aparte fuiste un brigadista virtual, me gustaría saber lo que piensas.

Menciones a gente que vi haciendo cosas geniales en el proyecto: