Una vez me dijeron que…

…mi humor era mi mejor arma de conquista (entiéndase para todo efecto de cosas) y que no lo perdiera nunca.

…era una mujer maravillosa e inteligente.

…no era fea y que dejara de decir que que lo era (sigo pensando que soy fea con arrastre. Fea atractiva).

…puedo conseguir mucho más de lo que pienso puedo llegar a alcanzar.

…sería una gran madre.

Y así mil cosas más. ¿Y saben qué? Creo que todo lo que me dijeron es súper cierto. Lo digo con humildad. A echarse ánimo, nomás.

Buenas noches. Mañana todo será mejor.