Sin título

El meteoro no llega y yo con el reloj en la mano. Gin mientras tanto, como aspirina para tratar la enfermedad terminal. Es la vida una enfermedad? Podría ser el alma -si existe- una infección que le da al cuerpo o vice versa y por eso el uno para acabando con el otro? De hospital en hospital, desde científicos reconocidos hasta vendedores de aceite de culebra y nadie puede curar la enfermedad. Somos mente, cuerpo y alma; la santísima trinidad? A eso se refiere? Disvarío. La cosa es que mientras tanto y en lo que uno encuentra la respuesta pasa de todo y no pasa nada. No mejora. La humanidad es mejor ahora? En serio? O solo tenemos juguetes más chileros y expectativa de vida más larga? Hay codeína para el alma? Me gustaría probarla. A veces veo imágenes de los salones de antes donde se fumaba opio y me pregunto si los comensales no vivían más que nosotros. Quién sabe. Reencarnación? No gracias, si es en este plano. Me gustaría encontrarme con seres queridos en otro lado, donde la apariencia, opulencia y resiliencia no sean factores. Que solo cuente el ser, lo que sea. Escencia. Buenas noches. Espero no amanecer… por lo menos igual que como anochezco. Mejor? Peor, pero no igual. No quiero seguir así! Orale. Ay nos vidrios. Hoy fue el día del rock y me dormiré escuchando como muchas otras noches a Led Zeppelin. Tal vez un poco de Dio y King Diamond. Los clásicos, pues. Si ven un post mañana, significa que el puto meteorito no vino. Otro día esperando. Otro día soñando!

Like what you read? Give Alejandro Palmieri a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.