El tiempo formó entre líneas en nosotros y me derreti en ti

Algo diferente sucedió y estaba feliz por ello, hablamos como si el tiempo no hubiese pasado sobre nosotros, habíamos madurado los dos al mismo tiempo, formando algo constructivo algo sano. Lo nuestro fue al mismo tiempo y de alguna forma eso estaba bien. Nos dejamos de promesas tontas, nos enfocamos en hacer bien las cosas y no solo eso si no tener paz entre nosotros. «Se va a dar el momento» dejemos que todo fluya.

No nos era posible ser amigos, no era lo correcto pues dicen que cuando tienes algo con alguien y esto termina es mejor cortar por lo sano, dejar ir, no sostener a medias.

Y a pesar de no poder serlo ella de alguna extraña manera intentaba estar ahí para mí, ella no podía abrazarme, ni yo podía tocarla.. pero de alguna manera nos sentíamos desde lejos, nos sentíamos y mucho.

Empezabas a hacerme sonreír, a darme calma. No podíamos ser aquella pareja pero tampoco podíamos ser amigos, solo éramos y nos quedamos en «existir»

Hablar con ella era sano, saber de ella era sano, supongo porque nunca hizo lo contrario, nunca fue vengativa y yo de alguna manera le agradecía eso pues me sorprendía que siempre que yo necesitaba regresar a su vida sin duda me abría las puertas, bajaba el mecanismo de defensa mientras me decía «eres humano» supongo me quería y yo no lo veía, no lo había visto. No sé porque nunca corrí a ella, supongo había alguien más y yo por esa persona siempre corría primero, le daba la mayor de mi importancia. No la preferí a ella, a ella, de quien les hablo.

No le di la oportunidad pues siempre preferí a la otra persona, no me di la oportunidad pues yo nunca podía soltar a mi anterior persona, una persona con la que dure 4 años de mi vida, pero eso se acabó, de ella no es de quien les hablo.

Y es que entre líneas y fundido me he quedado después de saber de ti, no con amor, no como pareja ni tampoco como amigos, si no como dos personas que se quisieron tanto y que aún existen «en algún momento se nos va a dar» y por primera vez la oportunidad será tuya, mi interés estará en ti, mis conversaciones, mi preferencia.

Que madurez la nuestra en eso de encontrarnos, sin ser amigos, sin ser coqueteo, sin ser eso nos encontramos y en algún momento seremos. De alguna forma el destino siempre nos vuelve a juntar, nos hace hablar, nos hace ser.

Santiago M
Show your support

Clapping shows how much you appreciated A’s story.