Palabras y un storyline #196

En el cine nuestra materia para trabajar es la realidad. Filmamos para encontrarle un sentido a todo lo que nos rodea, que sea verosímil, que se explique, se justifique. Somos productores de mitos.

Quienes me conocen puede afirmar que soy muy pragmático, pienso mucho y rara vez hago cosas si saber por qué las hago. Investigador de Google por excelencia. En este camino de entender mi “carrera”, como realizador, estoy en un proceso de comprender que el tiempo es tan relativo como lo aprendamos, y no existe tal cosa como una “carrera” con tiempos y velocidades. Es un hallazgo siendo que soy muy ansioso y apresurado. Tiendo a mezclar todo, y lo que hago es consecuencia de lo que siento y lo que pienso a diario.

Esta semana estoy logrando enfocarme en mis estudios universitarios, definiendo un tema de tesis, conformando mi calendario de trabajo, y eso es algo que me quita de todo tiempo. Pienso que estoy dejando que lo importante tenga su lugar por sobre lo urgente, al fin. Sin embargo, lo urgente puede ser pensado como lo de hoy, y lo importante, lo de mañana (o al menos así lo concebía yo). En cambio, una chica que compra en el local de pastas en el que trabajo siempre me saluda y hace énfasis en que “tenga un buen día”. Lo dice mirándome a los ojos, transmitiendo una seguridad que pareciera notar mi ansiedad por el tiempo. Y nuevamente lo entiendo, el tiempo no existe como tal. Y de existir algo que se le parezca, la unidad de medida debe ser similar a la de un día, un ciclo, donde la luz aparece y la luz se oculta, y lo urgente y lo importante se debaten en ese espacio por darle sentidos a todo. «Siempre es hoy» (*) dijo un músico argentino, y pareciera ser la píldora que estaba necesitando para dejar de perder aceite y enfocarme en hacer lo que me gusta, hoy.

Un viejo titiritero brinda un espectáculo en su pequeño teatro. Narra el cuento de un señor que tiene una gallina en el patio de su casa, pero se escapa y se cruza al patio del vecino. Un día, la gallina puso un huevo, en el patio del vecino, y surgió la incógnita: ¿a quién pertenece este huevo?. Esa misma pregunta, la del cuento, se hacía el viejo y buscando la respuesta hizo un cuento para niños. Sin dudarlo mucho, una niña levanta la mano y responde: “el huevo es de la gallinita”.

___________________________________________
* Título de álbum musical de Gustavo Cerati.

::::::::::::::::::::
 
Palabras y un storyline es un proyecto de escribir a diario, durante 200 días, 200 palabras sobre mi relación con el cine, y redactar un storyline.
A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.