Sutileza

Una frase comienza su golpeado trayecto desde el corazón hacia mi boca. En el camino deberá pasar por mi cerebro para ser refinado y armado de manera que cada sentimiento no se vuelva una vulgar expresión de mis ganas de arrancarte la boca.